La nueva vida de Xabi Alonso y Nagore Aranburu

Xabi Alonso y Nagore Aranburu dando un agradable paseo veraniego.

A pesar de que han visitado paradisíacos lugares, para Xabi Alonso y Nagore Aranburu no hay nada como volver a casa. Ambos se han mantenido siempre fieles a sus orígenes; y el hecho de vivir fuera durante algún tiempo ha hecho que se sientan aún más arraigados a la ciudad que les vio nacer. Así, antes de regresar al trabajo e instalarse otro curso más en Madrid, han reservado parte de sus vacaciones para pasar unos días en su San Sebastián natal. Allí viven sus respectivas familias. Además ellos tienen varias propiedades en este precioso enclave vasco.

En sus últimos días antes de regresar a la rutina, el matrimonio se dedicó por completo a los suyos. Sus jornadas consistían en largos paseos junto a sus tres hijos, Jon, Emma y Ane. Los tres han heredado de ellos su pasión por el norte. Nuestros veranos son cada vez más largos y mejores”, decían el exfutbolista y su esposa, que también fueron vistos disfrutando de la gastronomía local. Además, se han preocupado personalmente por el funcionamiento del negocio que Nagore tiene allí, Neroli, una exitosa tienda de moda infantil.

Vuelta al cole para todos

Xabi Alonso, año nuevo y vida ¿nueva?

Xabi y Nagore siempre están muy pendientes de sus tres hijos.

Tras estos “mágicos días”, les tocaba regresar a la capital, donde él ha debutado como entrenador del infantil A del Real Madrid. Un nuevo trabajo con el que está muy ilusionado. A pesar de que Xabi se retiró de la competición hace ya un tiempo, siempre confesó que quería que su vida se mantuviera ligada al deporte que tantas alegrías le ha dado. Además, esta nueva ocupación le permite también dedicar tiempo a su familia; es habitual verle llevando a los niños al cole o acompañándoles en sus actividades extraescolares.

Madrid es una ciudad en la que Xabi y Nagore se han sentido muy cómodos desde el principio. Además, tienen muchos amigos en la capital como Arbeloa y su mujer, con los que se reúnen con frecuencia, cuando sus respectivos compromisos se lo permiten.

Déjanos tus Comentarios