Victoria Federica, semblanza de una niña que podría llegar a ser olímpica

El perfil de la nieta favorita del Rey y la sobrina preferida de Letizia, Victoria Federica de Marichalar y Borbón
Victoria-Federica-caballo

Nunca ha tenido don Juan Carlos fama de ser un abuelo de los llamados “niñeros”, pero su presencia en el partido de tenis que enfrentó a Rafa Nadal contra el ruso Kuznetsov en el Mutua Madrid Open de tenis 2016, en la Caja Mágica, ha deparado imágenes de una ternura infinita. La hija menor de Jaime de Marichalar, uno de los miembros menos conocidos de los familiares del Rey, despierta una tremenda curiosidad.familia-real-en-el-open

¿Cómo es esta niña que tanta simpatía y alegría reparte entre los suyos? Una amiga de la familia Marichalar, que la ha visto crecer en Sotogrande desde muy pequeña la describe así: “Su dulzura es infinita. Se ha criado con un ejército de primos por parte de padre, pero ha sabido repartir sus afectos por igual con la familia de su madre, a quien está muy unida”.

victoria-federica-y-Letizia-1200

Victoria Federica y Letizia 1200

Victoria-Federica-de-niña-con-su-hermanoParece más seria que su hermano, “pero tiene el mismo sentido del humor que él. Puede ser bromista y divertida, pero con mayor autocontrol”. Transmite tranquilidad entre quienes la rodean, dicen de ella, y “es como un ángel de la guarda no solo para su hermanos y sus primos. También para los adultos. Gracias a ella y también al cariño incondicional de su hija, Elena, el rey Juan Carlos pudo superar algunos malos momentos anímicos previos a su abdicación”. infanta Elena y Victoria FedericaVictoria, a la que sus padres mandaron a estudiar dos años al Reino Unido a un selecto internado muy similar a aquel en el que estudiaban en verano su madre y su tía, estudia ahora en el St. George’s School de Madrid, que sigue el sistema educativo británico. Cursa también francés y alemán, y recibe clases particulares de piano, ballet y, por supuesto, hípica. “Puede superar a su madre. Tiene un cuerpo perfecto para la hípica. Es pura fibra. Ha nacido para ser amazona”, afirma una fuente con autoridad en este deporte. “Si la dejaran y siguiera con esa afición podría muy bien llegar a ser olímpica.

«Con un buen caballo, porque los de su madre son corrientes”. Sería preciso, añade, “que la dejaran en paz, que no se la fiscalizara, que pudiera tener un sponsor como cualquier otro deportista. Victoria no tiene ni el dinero ni la capacidad de Carlota Casiraghi para comprarse un buen caballo, y la hija de Carolina sí tiene sponsors”. Y,  por supuesto, añaden, es necesario “que mantenga esta afición, porque aún es muy pequeña y puede dispersarse como ocurre a estas edades”. De momento, solo tiene licencia territorial y participa en concursos sociales.

Jaime de Marichalar y Victoria Federica

Jaime de Marichalar y Victoria Federica

Aficiones borbónicas

Cuando Victoria Federica nació, le preguntaron al Rey Juan Carlos a quién se parecía la pequeña, y el contestó: “No me preguntéis eso”. La niña es muy guapa, y hay quien afirma que recuerda a la bisabuela del monarca emérito, María Victoria de Habsburgo-Lorena, madre de Alfonso XIII, pero sus aficiones como las de su madre son las de la famosa “Chata”, la infanta Isabel de Borbón y Borbón, denominada “la infanta Castiza”, aficiones que comparte con su abuelo, don Juan Carlos. José Apezarena, especialista en la monarquía española y autor de Felipe y Letizia, la conquista del trono, describe así su sintonía con el Rey  Emérito así como el carácter de la niña: “Es muy responsable y nada alborotadora, y eso a su abuelo le gusta. Los niños han salido más guerreros. Don Juan Carlos, como todos los abuelos, valora mucho la tranquilidad y no le gusta el barullo”. Si a ello añadimos que le gustan los toros y también la vela como a él… ¿qué más afinidad se puede pedir? La niña, sostiene, es muy equilibrada: “Aunque sufrió mucho con la separación de sus padres. Su madre se ha mostrado muy sensata y nada remilgada a la hora de repartir los tiempos de sus hijos con Marichalar”. No siguen reglas estrictas. Así, es fácil ver a la niña merendando en casa de su padre a media tarde y acompañando a su madre al fisioterapeuta a última hora. También tiene entrada libre en casa de Felipe VI y la doña Letizia.
victoria-federica-vela-1200
La Reina, según fuentes consultadas, cuida especialmente la relación con Jaime de Marichalar, quien siempre fue su cuñado favorito. Sabe que el roce hace el cariño y le gusta tener de su parte al padre de su sobrina. Victoria Federica adora a su tía, a quien los fotógrafos han sorprendido alguna vez en Mallorca peinando con los dedos sus cabellos. ¿Seguirá sus pasos en el mundo de la comunicación? Según ha podido saber LOVE, la niña sería una magnífica reportera gráfica. Ha heredado de su abuela, Sofía, el interés por la fotografía, y no es amiga de las cámaras compactas. Le gusta utilizar cámara réflex con buenos objetivos. Aún es pronto para saber hacia donde dirigirá sus pasos. Lo que sí es cierto es que a su padre, muy introducido en el mundo de la moda, le han alabado la extraordinaria figura de esta niña altísima y delgada, de hueso fino, que a todas luces será un auténtico bellezón, como augura Carmen Duerto, biógrafa de la infanta Elena, autora de La Reina que pudo ser. No va don Jaime a usar sus contactos internacionales en el mundo para convertir a su princesa en una modelo de pasarela. Como a su abuela, doña Sofía, y también a su madre, ya fallecida, Concepción Sáenz de Tejada, a Marichalar le gustaría que siguiera cultivando sus inquietudes artísticas.

Una niña muy culta

Es una virtuosa del piano y desde muy pequeña ha acompañado a su padre, un gran esteta, a los mejores museos del mundo. Siempre ha sido capaz de embelesarse en la contemplación de un cuadro. Su carta astral, que ha elaborado Rappel para LOVE señala que podría destacar en el diseño, la moda, la decoración e incluso en el arte dramático. Un sinfín de posibilidades se abren ante esta guapa jovencita, tocada por la fortuna y, lo más importante, el cariño de los suyos.

Déjanos tus Comentarios