Verdeliss y su alegato que se ha convertido en viral

Verdeliss se revela contra quienes se sienten ofendidos por ver fotografías de ella dando el pecho a su hija

Verdeliss y Artiz regresaron a París, lugar de su luna de miel, convertidos en padres de siete hijos. / Instagram: @verdeliss.

«Mis tetas no son tu asunto». Con esta contundencia comenzaba Verdeliss una larga carta dedicada a todos sus seguidores. Algunos de ellos se sintieron ofendidos con una de las imágenes que compartió en sus redes sociales y así se lo hicieron saber.

Todo comenzó cuando Estefanía compartió una tierna imagen amamantando a su hija pequeña, Miren. Este acto natural pareció no sentar bien a algunos de sus seguidores que le reprochaban que hiciera público ese tipo de instantáneas, que diera de mamar a su hija en público o que no se cubriera para hacerlo. Lejos de sentirse expuesta por este tipo de comentarios y borrar la instantánea, Verdeliss ha reaccionado reivindicando su derecho a alimentar a su hija sin que parezca algo perverso.

Verdeliss escucha tus quejas, pero no te piensa hacer caso

Verdeliss se revela contra quienes se sienten ofendidos por ver fotografías de ella dando el pecho a su hija

La imagen de la polémica es esta instantánea que Aritz, el marido de Verdeliss hizo en París. / Redes sociales.

«No salgo de mi asombro (e indignación) ante la cantidad de experiencias desagradables que me estáis descubriendo tras publicar hace sólo unas horas los stories», explica en su carta Verdeliss, ya que a raíz de su publicación y las quejas recibidas, muchas mujeres han querido compartir con ella su propia experiencia. «No voy a tapar a mi bebé mientras amamanta, igual que yo no comería con un trapo en la cara. No voy a limitar su consumo, pues nadie merece pasar hambre (…) detrás de esta lactancia hay un amor titánico, pero también más lágrimas de las imaginables que superamos juntas».

«Así que no me digas si te resulta obsceno…», continúa. «Obscena será la mirada de a quien le intimida un acto tan puro. Y cuantos más comentarios, más consciente de la lucha pendiente aún». Además ha querido concluir animando a otras madres a compartir sus propias fotografías y sus experiencias con la lactancia materna.

Un movimiento imparable

Verdeliss se revela contra quienes se sienten ofendidos por ver fotografías de ella dando el pecho a su hija

No es la primera vez que Verdeliss comparte una foto de estas características. / Redes sociales.

«Asco a mi me da la corrupción, la violencia, los abusos, desigualdades, injusticias… ¡homofobia, racismo, machismo! No ver a un bebé alimentarse de la forma en que la naturaleza lo ha dispuesto. Y cuanto más se escandalice el mundo, con más libertad amamantaré a mi hija. No es mi derecho, es el suyo a ser alimentada cuándo, cómo y dónde necesite. Y recuerda: el problema no está en nosotras, sino en los ojos de quién sexualiza la lactancia materna».

Verdeliss ha querido que su experiencia se convierta en una reivindicación. Ella no está dispuesta a esconderse, pero tampoco a dejar que nadie intente decidir por ella ni por nadie. Muchas mujeres se han apuntado a su reto, creando una comunidad unida y que solo pide que nadie les juzgue como si amamantar a sus hijos y dónde fuera una decisión comunitaria que tomar entre todos.

Déjanos tus Comentarios