Tana Rivera, la mejor heredera de la duquesa de Alba

Tana Rivera, la mejor heredera de la duquesa de Alba

Tana Rivera se ha convertido en una joven discreta que huye de la fama. 

Hace seis meses ya que Cayetana Rivera alcanzó la mayoría de edad. Desde entonces, y contrariamente a lo que muchos pensaban, la hija de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo ha demostrado ser una joven discreta y nada interesada en la fama.

A pesar de haber crecido con la popularidad de sus padres y de su familia, la sencillez y la espontaneidad forman parte del carácter de la nieta de la Duquesa de Alba. De quién, por cierto, se ha convertido en su mejor heredera.

Cayetana Rivera Martínez de Irujo: su vida en imágenes

Abuela y nieta eran inseparables. De hecho, era habitual verlas pasar juntas el tiempo libre y las vacaciones.

Además de llevar su nombre, Tana, como es conocida entre sus familiares y amigos, comparte con su abuela su pasión por Andalucía, también su amor por las tradiciones en esta tierra. Así, la veíamos hace unos días disfrutando de una tarde de toros en la Maestranza; es aficionada a la tauromaquia, algo que le viene también de la rama paterna.

Con anterioridad, disfrutó emocionada de la Semana Santa de Sevilla. De su abuela materna también ha heredado su pasión por la capital hispalense. Así, aunque vive en Madrid junto a su madre, Tana viaja a menudo a Sevilla; le encanta pasar tiempo allí y estar con su padre y su hermana Carmen, a la que adora; de hecho, la mejor de las noticias para la joven sería que su padre ampliara la familia. Con Lourdes Montes, mujer de Fran Rivera, y su hermana Sibi, la joven tiene una gran complicidad.

Tana Rivera, la mejor heredera de la duquesa de Alba

Tana Rivera en Sevilla hace unas semanas. 

Así será la puesta de largo de Tana Rivera

A diferencia de otros hijos de famosos que nada más cumplir los dieciocho años han hecho una gran fiesta para celebrarlo, en el caso de Tana, esta y su madre han preferido esperar. Habrá un gran sarao, sí, pero será más adelante.

Concretamente, en octubre, cuando cumpla los 19 años. Y no será en una discoteca de la capital, sino en La Pizana; se trata de la finca que su abuela le regaló a su madre. Un evento en el que los amigos y familiares de la joven se reunirán para festejar con ella su entrada en la edad adulta.

Déjanos tus Comentarios