Tamara Falcó: “Fui a visitar varios conventos para meterme a monja”

Tamara Falcó

Tamara Falcó posando en una entrevista con LOVE/ Fotos: Iván Hidalgo.

Es famosa desde la cuna por ser hija de Isabel Preysler y el marqués de Griñón, Carlos Falcó. Sin embargo, Tamara Falcó ha sabido a lo largo de los años ganarse el cariño de público y crítica. Su naturalidad, espontaneidad y su carácter sincero la han convertido en una de las personas más entrañables del papel couché. Su vida, al igual que la de toda su familia, genera un enorme interés. Algo que ella vive con naturalidad y humildad.

Así, ha decidido que el público la conozca más y se ha sincerado con Bertín Osborne. En la última emisión de Mi casa es la tuya, el presentador se traslada hasta Villa Meona, ubicada en la urbanización de Puerta de Hierro. Esta es la casa en la que Tamara convive con su madre y con la actual pareja de esta, Mario Vargas Llosa.

Una hija perfecta

Así ha sido la vida de Isabel Preysler

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa en un acto público.

Con el Nobel de Literatura mantiene una perfecta sintonía. “Es genial. Siempre te hace sentir bien, tiene buenas palabras para todos, habla con todo el mundo… Es la alegría de la huerta y a mi madre le hace mucho bien. Ella iría de cena de postín en cena de postín, pero Mario la obliga a coger un taxi, a ir al cine… Le hace vivir la vida“, comentaba.

También muy especiales son las palabras que le ha dedicado al tercer marido de su madre, Miguel Boyer.Él fue mi casi padre, me quería mucho y me encontraba muy graciosa. Siempre me trató como a una hija. No me he recuperado de la enfermedad de Boyer. Doy las gracias por haber conocido a alguien tan bueno como él”, aseguraba intentando contener la emoción.

EL POLITICO MIGUEL BOYER Y TAMARA FALCO PREYSLER EN LA CASA DE ARGA 1, DONDE VIVÍA ANTES ISABEL PREYSLER

Tamara Falcó y Miguel Boyer

A pesar de que con Julio Iglesias no ha llegado a convivir, sí reconoce llevarse muy bien con él. De hecho, cuenta que el cantante, fiel a su carácter bromista, siempre le dice que por muy poco no fue hija suya. Ambos mantienen el contacto.

Un deseo que no pudo ser cumplido

Tamara siempre se lo ha puesto fácil a su madre con los hombres que ha elegido. Sin embargo, reconoce que la separación de sus padres fue un duro golpe. “Yo tenía tres años y solo me acuerdo de la soledad. Me acuerdo que le pedía a mi madre que viniera al campo, y cuando vino durmió en mi cuarto. Yo tenía la idea de que mis padres tenían que volver juntos sí o sí, reconoce. “Ahora se llevan fenomenal y me he dado cuenta de que entre ellos faltaba la chispa, añadía.

Así ha sido la vida de Isabel Preysler

La relación de Isabel y el marqués de Griñón duró tan solo cinco años. Los presentó Carmen Martínez-Bordiú.

“Fui una materialista y malcriada al ser hija de padres separados, pero no era consciente“, confiesa sin tapujos. Además, mientras que con sus hermanos mayores le encantaba pasar tiempo y deseaba que llegara el verano para que vinieran de Estados Unidos, tenía “unos celos horribles” de la benjamina de la familia, Ana. Hoy es una de sus mejores amigas.

Su fuerte creencia religiosa

Una de las cosas que más llaman la atención de Tamara es su enorme fe. “No siempre he sido creyente, prácticamente me faltaban cuernos y rabo”, comenzaba a decir. “Crecí en un ambiente ateo pero tuve una llamada super fuerte. Mi padre me pidió que fuera a verle al campo dos semanas en verano y al ir a comprar un libro me encontré  con la Biblia ahí iluminada. La empecé a leer, empecé a tener una curiosidad tremenda… Cuando supe que el demonio existía quise meterme a monja y fui a visitar varios conventos, desvela.

Tamara en un momento de Mi casa es la tuya.

Dejanos tus Comentarios