Tamara Falcó volverá a ingresar en un centro para perder peso

Tamara Falcó ingresará en un centro para perder peso

Tamara Falcó ganómás de 20 kilos en 2016, algo que le afectó mucho.

Si por algo destaca Tamara Falcó es por su peculiar personalidad y su positividad ante los conflictos. En cambio, bien es sabido de los problemas que la hija de Isabel Presyler ha acarreado desde siempre con su peso. Unas situaciones derivadas de sus complicaciones con el tiroides que han hecho que Tamara haya llegado a necesitar asistencia terapéutica, tal y como han contado fuentes de su entorno a La Otra Crónica.

Fue hace un par de años cuando se dio el cambio más notable en el volumen de la joven. Tras ganar más de 20 kilos, Tamara sintió que había sufrido un linchamiento mediático que terminó asfixiándole. “Me afectó bastante al principio, pero he aprendido a apreciar las curvas femeninas. Antes era todo sobre la delgadez y, de repente, empecé a ver que tengo otras cosas”, declaraba en esa ocasión.

Vacaciones terapeúticas 

Mario Vargas Llosa, Isabel Presyler y Tamara Falcó ya acudieron el año pasado a la clínica marbellí.

Por esta razón, ha decido ingresar (otra vez) en una clínica de ayuno terapeútico. Y es que, al parecer (y según apuntaba LOC este fin de semana) su desaparición desde hace dos meses de la vida pública se debe a un nuevo aumento de peso de entorno a ocho kilos. Tamara se ha visto incapaz de seguir una rutina firme y por ello, ha considerado que la mejor opción es entrar en la Buchinger.

La clínica Buchinguer-Wilhelmi se sitúa en Marbella y, el novio de su madre, Mario Vargas Llosa la conoce bien. Acude a ella, cada verano, desde 1986. De hecho, cuando el escritor se separó de su mujer después de 50 años de matrimonio, ambos siguieron acudiendo; aunque, eso sí, por separado. Para Tamara tampoco sería la primera vez, puesto que ya habría hecho lo propio el año pasado, junto a su madre y Mario.

Una clínica de lujo 

Tamara Falcó ingresará en un centro para perder peso

Tamara Falcó en su última aparición pública antes de desaparecer durante dos meses.

Esta clínica no solo se trata de un tratamiento de adelgazamiento sino que supone unas auténticas vacaciones. Un programa integrativo y multidisciplinar que no está orientado únicamente a conseguir el bienestar físico, sino que está destinado al ser humano en su totalidad. Es decir, en todo lo que afecta a su estado físico, psíquico y espiritual”, explican desde su página web.

El centro cuenta con una clientela VIP que pasa desde el actor Sean Connery a Isabel Sartorius. Y es una forma de liberarse del estrés al que Tamara Falcó ha estado sometida durante mucho tiempo. La hija del marqués de Griñón ha estado cien por cien volcada en su nueva línea de moda. Un trabajo que ha merecido la pena en tanto que sus diseños se están vendiendo hasta agotarse. 

Déjanos tus Comentarios