Los motivos de la separación de Sonsoles Suárez y Paulo Wilson

Los motivos de la separación de Sonsoles Suárez y Paulo Wilson

Tras dos décadas juntos, Sonsoles Suárez y Paulo Wilson han puesto fin a su amor.

La noticia sorprendía a propios y extraños cuando se conoció hace unos días. Sonsoles Suárez y Paulo Wilson han puesto fin a su relación. Tras más de dos décadas de discreta y feliz unión, el matrimonio ha decidido emprender caminos separados. Aunque, como se ha precisado desde su entorno, ambos se siguen teniendo mucho cariño y mantienen el contacto.

Sonsoles y Paulo han llevado su matrimonio con discreción, la misma máxima que han usado para poner fin a su relación. La hija del fallecido expresidente Adolfo Suárez y el mozambiqueño se casaron por lo civil en 2012; llevaban más de quince años juntos cuando decidieron sellar su amor en el altar. La ceremonia fue oficiada por Andrés, hijo de Leopoldo Calvo-Sotelo, gran amigo de la familia de la novia.

Fue en un viaje a Mozambique, país natal de él, con la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, cuando Sonsoles conoció a Paulo. Desde entonces se volvieron inseparables. Fue la segunda boda para Sonsoles; la periodista ya estuvo casada con anterioridad. De hecho, en 1994 pasó por el altar con Pocholo Martínez-Bordiú; tiempo después pusieron fin a su unión.

Una separación muy meditada

Los motivos de la separación de Sonsoles Suárez y Paulo Wilson

Los motivos de la separación de Sonsoles Suárez y Paulo Wilson

Esta decisión no ha sido precipitada, sino meditada por ambos. “Decidieron separarse hace unos meses de mutuo acuerdo; pero la separación es física. No tienen intención de separarse legalmente o divorciarse. Además, no ha habido terceras personas por ninguna de las dos partes”, revelaban fuentes cercanas a la pareja Vanitatis hace unos días.

Aunque lo cierto es que muchos aseguran que tanto la hija más conocida de Adolfo Suárez como Paulo se han dejado ver en actitud cariñosa con otras personas en las últimas semanas. Hayan o no rehecho sus vidas, ambos se “siguen llevando muy bien” y “mantienen el contacto”.

En estas dos décadas la pareja ha vivido a caballo entre Madrid y Cascais. Desde la ciudad lusa se encargaban de una empresa de producción de conciertos. Y es que Paulo está muy metido en el mundo de la música. De hecho, trabaja como Dj en el restaurante Amazónico y en los hoteles Wellington y Only You.

Dejanos tus Comentarios