Silvia Abascal presenta a su hija, Leona

Silvia Abascal presumiendo de tripa en unos premios

El año no ha podido comenzar de mejor manera para Silvia Abascal. Tras nueve meses de espera, inquietudes, incertidumbres y, sobre todo, mucha ilusión, por fin se ha convertido en madre primeriza. Una experiencia de la que disfruta desde el 11 de enero. Es ese día cuando llegaba al mundo su hija, para la que Xabier Murua y ella han elegido un original nombre: Leona.

«Los dos teníamos clarísimo el nombre que ponerle desde un principio. El nombre que hemos elegido es muy de los dos. Ha sido un acuerdo entre Xabier y yo, pero es algo que puede cambiar cuando le veamos la carita«, revelaba. Finalmente parece que cuando la han tenido entre sus brazos han visto que Leona era el nombre perfecto para ella.

La gran revolución de sus vidas

«Por mucho que uno lo haya visualizado, no hay imaginación que alcance esta dimensión de Amor. La más indescriptible de las revoluciones. Bienvenida a la vida, Leona», decía la actriz en su cuenta personal de Instagram. Es ahí donde desvelaba que había dado a luz; también donde presentaba a su pequeña. Así revelaba además el misterio de si es niña o niño, algo que no quiso decir públicamente durante la gestación.

Ahora en la rutina de Silvia el trabajo queda a un lado. A pesar de ser una mujer muy activa que adora su profesión, ya avanzó que tras dar a luz se tomaría un tiempo de merecido descanso. «Me gustaría dedicarme al bebé y disfrutarlo. También necesito tiempo para aterrizar en el planeta, porque el ser madre debe ser un viaje increíble; aparte de los nuevos horarios de no dormir por la lactancia…», nos revelaba un tiempo atrás.

Un sueño cumplido

La relación de Xabier y Silvia se remonta a varios años atrás, aunque no trascendió a la vida pública hasta que conocimos el embarazo de ella. Curiosamente entre ellos existía tan solo una amistad desde hace 15 años. Eran del mismo grupo cuando ella salía con Sergio Peris-Mencheta; hoy uno de sus mejores amigos. Y con Xabier ha hecho el camino a la inversa, de amigos a algo más.

Son una pareja discreta que disfruta de la felicidad de ver cumplido su sueño: ser padres. «Siempre me han gustado los niños. Además, se me da muy bien conectar con ellos y he encontrado a la pareja ideal«, nos reconocía la madrileña.

Déjanos tus Comentarios