‘Sexo en Nueva York’ cumple 20 años: te contamos sus secretos

Guerra entre las protagonistas de "Sexo en Nueva York"

Las cuatro protagonistas en una imagen del rodaje de la última película de Sexo en Nueva York.

Parece mentira, pero ya han pasado dos décadas desde que la famosa serie Sexo en Nueva York llegó a nuestras vidas. Veinte años en los que Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda se convirtieron en unas amigas más. No solo marcaron una época y en un canto a la libertad femenina -mirémoslas con los ojos de hace años, no de ahora…-, también crearon aspiraciones en miles de mujeres del mundo.

Este 2018 Sexo en Nueva York está de cumpleaños. La ficción, creada por Darren Star, está basada en el libro del mismo nombre de Candace Bushnell. Estuvo en antena seis temporadas, de los años 1998 (se estrenó el 6 de junio el capítulo piloto) a 2004. Tras ella, se estrenaron dos exitosas películas en taquilla; eso sí, la crítica no fue tan amable con ellas con los espectadores.

Guerra entre las protagonistas de "Sexo en Nueva York"

Los celos de Cattrall hacia Parker siempre han sido muy comentados. Se dice que hubo momentos de la serie en los que no podían ni verse.

A pesar de todo, el sueño de una tercera parte de Sexo en Nueva York sigue latente. Hace unos meses fue Kim Cattrall (Samantha Jones en la ficción) la que afirmó que se negaba a participar en una nueva entrega; para ella fue una parte del pasado que quiere dejar atrás. Sin embargo, el Daily Mail desveló que lo que realmente paralizó el proyecto fueron las astronómicas exigencias de Cattrall. Y su (supuesta) mala relación con la protagonista, Sarah Jessica Parker, tampoco ha sido de gran ayuda.

Pero los fans de la serie no desesperan. Aún tienen la ilusión de que el proyecto salga adelante. Una nueva entrega de las aventuras de Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda sería el broche ideal a las dos décadas de la serie. Mientras esperamos si se produce (o no) el milagro, te dejamos con algunas de las curiosidades más divertidas de la serie.

Curiosidades sobre Sexo en Nueva York 

Guerra entre las protagonistas de "Sexo en Nueva York"

A pesar de todo, las protagonistas de Sexo en Nueva York mantuvieron su amistad… en la ficción.

  • Carrie Bradshaw podría haber sido morena. Según el libro original, la protagonista es morena. Sin embargo, a la hora de elegir a la persona que la encarnara, los productores optaron por una actriz rubia. Ah, y Cynthia Nixon, actriz que encarnó a Miranda, es rubia; para interpretar a la abogada, se tiñó.
  • Kim Cattrall rechazó el papel. No es que ahora no quiera saber nada de la franquicia, es que antes ya declinó interpretar a Samantha Jones… ¡dos veces! Al final aceptó. Aunque luego ha contado que se arrepintió; no fue madre por culpa de la serie, llegó a decir.

Aunque Carrie y Mr. Big acabaron juntos y felizmente casados, la idea original no era esa.

  • Carrie y Big no iban a tener un final feliz. Darren Star, creador y productor de la serie, afirmó que para muchos fans de Carrie, la unión de ambos era una traición. El gran amor de la protagonista la había hecho sufrir; y era el culpable de la tóxica relación entre ambos. Sin embargo, y a pesar que la idea de la serie era mostrar el espíritu independiente de las mujeres, acabaron juntos y felices.
  • La ropa de Carrie se la quedó Sarah Jessica Parker. Sí, los icónicos manolos – por cierto, Sarah Jessica Parker tuvo que llevar hasta 18 horas al día tacones en el rodaje; una tortura…-, los vestidos de diseñadores de renombre y los estilosos accesorios que lucía la protagonista fueron al armario de Parker. al menos, las que Patricia Field, estilista de la serie, había comprado. Las pedidas o alquiladas, retornaron a su dueño. Además, el famoso tutú de la intro de la serie fue comprado por la propia Field en un mercadillo… ¡y le costó cinco dólares!

“Lo que una serie debe tener para sobrevivir seis temporadas es alma”, dijo Sarah Jessica Parker del éxito de la ficción.

  • Había una clúsula antidesnudos. ¿Por qué Carrie siempre sale vestida en la serie, aún cuando nos mostraban una escena junto a uno de sus amantes? Muy fácil, porque antes de comenzar el rodaje, Sarah Jessica Parker firmó que no aparecería desnuda en ningún capítulo. Y se respetó.
  • Los Cosmopolitans eran falsos. Sí, esas elegantes bebidas que las protagonistas consumían en (casi) cada capítulo eran falsos. Al igual que el resto con alcohol que tomaban, estaban hechos con ingredientes sin esta sustancia. Lo que sí era de verdad era la comida. Por eso Sarah Jessica Parker afirmó en una entrevista que, cuando rodaban, acababan más que empachadas algunos días.

Déjanos tus Comentarios