Sara Sálamo, luces y sombras de una mamá primeriza

Ser madre no siempre es un camino de rosas, hay muchos momentos duros, difíciles y llenos de dudas, Sara Sálamo ha querido compartir sus debilidades con sus seguidores. / Instagram: @sarasalamo.

Ser madre no siempre es un camino de rosas, hay muchos momentos duros, difíciles y llenos de dudas, Sara Sálamo ha querido compartir sus debilidades con sus seguidores. / Instagram: @sarasalamo.

La maternidad ha llegado a la vida de Sara Sálamo para llenarla de alegría y amor. Pero también de grandes sacrificios y horas de desvelos. El pasado mes de julio Sara y su pareja, el futbolista Isco Alarcón daban la bienvenida a su primer hijo en común, un niño al que llamaron Theo.

Desde entonces el pequeño se ha convertido en el centro de sus vidas, han tenido que reorganizar todos sus planes para rehacerlos en torno al pequeño, que necesita a sus padres para todo. Esto ha hecho más difícil la reincorporación de Sara al trabajo, pero no imposible ya que gracias a los malabares que ha aprendido a hacer, Sara ha podido regresar a la actuación. Eso sí, ha querido compartir con el mundo que esto no siempre es fácil y que ha tenido que aprender a perdonarse a sí misma cuando no llega a todo.

Sara Sálamo muestra su lado más vulnerable

Sara ha demostrado más de una vez que no se calla lo que piensa ya que no tiene por qué hacerlo. / Redes sociales.

Sara ha demostrado más de una vez que no se calla lo que piensa ya que no tiene por qué hacerlo. / Redes sociales.

«No os podéis hacer una idea de las veces que he dicho: “No puedo más”, “Esta semana le desteto”.
Rodando una película, escribiendo algo que pronto os contaré, y amamantando a un bebé que come cada tres horas, muchos días termino exhausta», comenzaba explicando Sara junto a una imagen en la que aparece amamantando a su pequeño Theo, que pronto cumplirá los seis meses de vida.

«He llorado por tener la sensación de estar haciéndolo todo a medias. Sobre todo, esos días que he tenido que recurrir a algún biberón de fórmula porque con el trabajo he sido incapaz de extraerme todas las tomas que él necesitaba. Esos días los he sentido, absurdamente, como una derrota… Y nada más lejos de la realidad. A veces tengo que pararme frente al espejo y recordarme lo bien que lo estoy haciendo. Aprender a no fustigarme tanto. Y a saber gestionar el cóctel que supone esta aventura». No siempre es fácil ser madre trabajadora (de hecho casi nunca), por eso ha querido compartir su experiencia con sus seguidores.

En defensa de la lactancia a demanda

La llegada de Theo le ha cambiado la vida a Sara, ahora sus prioridades son otras. / Redes sociales.

La llegada de Theo le ha cambiado la vida a Sara, ahora sus prioridades son otras. / Redes sociales.

«Yo he apostado por darle el pecho a mi bebé, y aunque la lactancia a demanda es durísima, también es maravillosa. Esos ratitos que sólo son nuestros, y lo gratificante que es verle crecer por alimentarse de mi cuerpo, hacen que la falta de sueño merezca la pena. Comparto esta reflexión, para recordaros a todas las mamás del mundo, que sois unas superheroínas. Mucho más que las de Marvel».

Sigue los pasos de otras madres famosas que han hablado sin tapujos de su maternidad, como fue el caso de Verdeliss, Sara defiende las decisiones que ha tomado para criar a su hijo. También fue una de las pocas famosas en contar abiertamente que no sabría si podría tener hijos de forma natural ya que padece endometriosis.

Déjanos tus Comentarios