¿Se plantean Sara Carbonero e Iker Casillas adoptar?

Sara Carbonero con su nueva propuesta de joyas.

La calma y la serenidad son ahora una constante en su vida, algo que le ha servido a Sara Carbonero para inspirarse a la hora de poner en marcha Mi mar, su cuarta colección de joyas de la mano de Agatha Paris. La suerte le sonríe en todos los aspectos y la periodista no deja de dar gracias, especialmente tras el enorme susto que vivió hace unas semanas cuando le detectaron un bulto en el pecho.

Desvelaste en redes que pasaste un gran susto al encontrarte un bulto en la mama… Sí, lo que pasa que no voy a hablar mucho más de eso. No por nada, pero es que no lo conté para profundizar porque es un tema muy delicado y privado de salud. Lo que quise es poner de manifiesto que nos puede tocar a cualquiera y que no hay que esperar a eso para ayudar.

Reivindicas la importancia de las revisiones… Hay que mirarse. La sanidad no es fácil y no todos pueden hacerse tantas revisiones como les gustaría, pero hablo de no dejarlo. Yo era la primera a la que le daba miedo enfrentarme a una revisión. Cuando pasó esto y me dijeron que iban a hacerme un análisis con marcadores tumorales… La palabra, el momento… eso no te lo quita nadie. Pero hay que normalizarlo y perder el miedo, porque si tiene que pasar, mejor verlo a tiempo, prevenirlo.

En tu caso fue benigno, te operaron, te lo quitaron… Si, y ya está. Desde los embarazos me revisaba bastante, una vez al año, lo que mandan.

¿Se lo contaste a la familia o preferiste callarte para no preocupar? Lo conté pero desde el primer momento dije que era bueno sin ni siquiera saberlo yo. No quería preocupar y soy positiva, sabía que todo iba a estar bien. Iker por supuesto que sí lo sabía, estuvo conmigo en todo momento.

Un deseo por cumplir

Sara Carbonero

En 2016, presumiendo de barriguita durante su segundo embarazo

Ahora que una de tus mejores amigas va a ser mamá, ¿te apetece repetir? Sí que nos gustaría tener uno mas… Pero me da igual si es niño o niña, no lo digo con la boca pequeña. No cambio a mis hijos por nada, son supercachondos, me encantan los niños, su carácter. Ellos son un regalo el uno para el otro porque se llevan poca edad. Como no sé lo que es tener una niña, no lo echo de menos. Si viene, fenomenal, ¿que es otro niño? Pues fenomenal también.

Tu marido y tú estáis en UNICEF, ¿os habéis planteado adoptar? No te voy a engañar, quedaría muy bien, pero no lo hemos pensado, nunca me lo he planteado. He tenido el proyecto de tener mi familia aquí y demás. Es verdad que cuando fui a Senegal, pues te lo planteas, les cambiarías la vida. No sé cómo va, pero sé que no es un proceso fácil.

La calma y el ajetreo

¿Cómo se desarrolla tu día a día en Porto? La vida allí es inspiradora para todo. Oporto es la calma, la tranquilidad… Una ciudad donde cada calle cuenta una historia, una ciudad para vivir. Estamos muy felices todos allí, tenemos nuestra vida muy acoplada y mi rutina gira en torno a mis hijos, como la de cualquier mamá. Tengo mucha suerte porque tengo tiempo para ellos, puedo llevarlos al colegio… Además no me quedo en casa, tengo reuniones, hago deporte, escribo, estudio…

¿Sigues estudiando portugués? No, ya hablo perfecto. Estoy terminando mis estudios, me faltan pocas asignaturas para acabar Periodismo, que me matriculé a distancia.

Eres inquieta, ¿te apetecería después estudiar algo más? Me apetece y me da mucha envidia quien lo hace, pero no… Estoy escribiendo para un proyecto y la inspiración la tengo un rato al día, no me da para todo (risas). Suena a tópico pero las tareas de la casa son un trabajazo, estar con los niños ocupa todo el tiempo y la energía.

Una escapada a sus orígenes

Sara Carbonero e Iker Casillas, ¿se plantean adoptar?¿Tenéis ya planes para estas navidades? Aún no, pero supongo que no variarán respecto a otros años. Será Nochebuena en mi casa, el pueblo de Iker… Tenemos cuatro días, así que no nos da para más.

¿A los niños les gusta el pueblo? Les encanta y nos preguntan todo el rato que cuándo volvemos. Están muy graciosos y Martín ya entiende que es español pero que vive en Oporto, que tiene dos pueblos… Tienen mucha suerte.

¿Es consciente de vuestra popularidad? Para nada, y espero que le dure mucho. Cuando se da más cuenta es cuando Iker va a buscarle y algún niño del cole llama a su padre por su nombre, aunque piensa que le conocen porque Oporto es como un pueblo.

Déjanos tus Comentarios