Sara Carbonero: “No me da pereza mudarme porque no concibo la familia separada”

Sara Carbonero, con vestido de Masscob, zapatos Louboutin y joyas de su colección.

En medio de unos meses de incertidumbre en los que Iker Casillas y ella tendrán que decidir su nuevo destino, Sara Carbonero sigue volcada en sus hijos; y también en su proyectos, que le han llevado a lanzar con Ágatha su tercera colección de joyas, Saudade, que evoca a la nostalgia.

¿Eres una mujer nostálgica? Sí, soy un poco cursi en ese sentido. Pienso en mis abuelos, que no están. Y en Oporto extraño cosas de aquí.

Es vuestro último curso allí , ¿no? En casa no hablamos de esto ni hacemos planes. No me da pereza un sitio u otro, ¿a quién no le gustaría vivir en Londres o EE.UU? Hay que mirar lo positivo de todo. Para los niños sería bueno estar fuera por los idiomas.

Te toca ceder… No lo veo así, es una decisión familiar por la que apuesto y seguiré apostando, no concibo una familia separada. Estoy donde tengo que estar.

¿Echas de menos la televisión? Echo de menos a los compañeros, la redacción. Me lo pasaba muy bien, pero lo que es la tele, como medio, no.

Su proyecto más importante

Sara Carbonero con sus hijos paseando por las calles de Oporto/ Instagram @saracarbonero.

¿Queréis más hijos? Nos gustaría pero más adelante. Tenemos que saber antes donde vamos a estar, no es el mejor momento.

¿Te has visto desbordada con dos niños tan seguidos? Sí, el mayor cambio fue de uno a dos. Tenía sensación de culpabilidad por estar con uno y otro no… Se me partía el corazón. Ahora ya todo fenomenal.

¿Cómo son ellos y cómo se llevan? Muy distintos. Martín es tranquilo, está siempre con animales y música. Lucas ya habla, pega más y desde que nació está con pelotas y coches.

¿Te sentirías culpable por volver al trabajo y dejar a los niños en casa? No, las madres no tenemos que ser tan exigentes. Ahora estoy disfrutando mucho con ellos y el día que no se pueda espero que lo entiendan.

¿Qué tal con el portugués? Muy bien, tengo un grupo de WhatsApp con las madres del cole y es un buen entrenamiento porque solo hablamos en portugués.

Dejanos tus Comentarios