Samantha Vallejo-Nágera: “Mi hijo Roscón es un líder. Firma autógrafos y se hace selfies en la calle”

Samantha Vallejo-Nágera ejerció de madrina de Hubble, muebles de descanso Made in Spain.

Su agenda tiene pocos huecos libres, pero, aunque desde fuera su vida parece caótica, lo cierto es que Samantha Vallejo-Nágera tiene todo organizado. Además, tiene muy claras sus preferencias: su numerosa familia ocupa el primer puesto y no está dispuesta a dejarla de lado por nada del mundo.

Con tantos frentes, ¿cómo consigues llegar a todo con energía? El que más hace, más abarca. Llevaba 20 años con mi catering cuando empecé MasterChef. Eso me dio práctica para sincronizar y hacer una agenda bien hecha. Es importante confiar en mi equipo, delegar… Gestiono mis diferentes sectores y me va bien. También es fundamental ir los fines de semana al campo y hacer deporte todos los días, me da mucha energía.

¿En cual de esos sectores de los que hablas eres más exigente? En todos. La experiencia te da seguridad y cada vez te exiges más. Intento mejorar cada día. Soy superexigente con el trabajo y con mis hijos. Soy una madre divertida pero superrecta, me gusta que estén bien educados.

Eva González con sus compañeros de MasterChef, Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz.

Siempre pendiente de los niños

¿Cómo llevan tus ausencias? Están tranquilos, se hacen compañía entre ellos, tienen unas chicas en casa que les cuidan, les organizan sus actividades… Yo cuando llego, el tiempo que les dedico es de calidad. No hago los deberes con ellos, no tengo paciencia; tampoco les doy de comer ni les baño. Me gusta cantar, bailar, jugar, hacer teatro, manualidades con ellos… Una vez a la semana hacemos una reunión, el “family meeting”. Ahí contamos lo que nos pasa, así estamos al día. Todo lo que pasa en casa lo hablamos ahí, es una terapia.

¿Cocináis juntos en casa? Me encanta. Preparo con tiempo los menús del fin de semana, organizo la compra con mi madre…

¿Cómo defines a tus hijos? Cloe es igual que yo, divertida, cariñosísima… Es muy trabajadora, me ayuda en el catering como camarera. Pedrito es el más tranquilo, casero, deportista, muy de su padre… Roscón es un showman, tiene mi parte loca. Podría hacer un reality de él, es único. Por las mañanas se levanta de mal humor y no me quiere nada, solo a su padre, le ama. Diego, el pequeño, es divertido, seductor… Le encantan las chicas desde pequeño.

Son una piña

¿Qué supuso para vosotros la llegada de Roscón? Cuando nació nos disgustamos, a nadie le apetece tener un hijo con Síndrome de Down. Pero no podría vivir sin él. Nos ha dado mucho en la convivencia, nos aporta alegría… Todos quieren estar con él. Es un líder y poner cosas suyas en redes ha ayudado mucho. Firma autógrafos y se hace selfies en la calle, es muy fuerte.

Tu marido se mantiene al margen, ¿digiere bien la fama? Sí, lo lleva bien porque ve la parte positiva. Está encantado porque en los restaurantes nos tratan fenomenal (risas). Me ayuda mucho con los hijos, en casa… Es un padre muy presente, los niños le quieren mucho y eso me apasiona. Es un padrazo.

¿Sacáis tiempo para vosotros? Claro, hacemos viajes, en el campo salimos a montar en moto, a caballo, salimos a correr juntos…

Déjanos tus Comentarios