Rocío Crusset recibe al hombre de su vida en Nueva York

Rocío Crusset y Carlos Herrera riendo sin parar en Nueva York.

A base de esfuerzo, constancia, sacrificio y talento está consiguiendo llegar a lo más alto de la moda. Pero Rocío Crusset también sabe que el éxito implica renuncias como la distancia con su familia, a la que está tremendamente unida. Para que estas ausencias sean más llevaderas, la joven ha recibido una sorpresa inmejorable durante su estancia en Nueva York: la visita de su padre, que aprovechó unos días sin compromisos radiofónicos para coger un avión y disfrutar en buena compañía.

Carlos Herrera está muy orgulloso de su niña, con la que se dejó ver paseando y visitando distintos lugares emblemáticos de la ciudad de los rascacielos. La apoya incondicionalmente en todas las decisiones que toma, personales y profesionales. Además, vive como si fuera propio el éxito de su hija al otro lado del charco. Para Rocío, la Gran Manzana siempre fue un sueño que ahora se ha convertido en realidad.

Los que dan sentido a su vida

Rocío Crusset y su hermano Alberto, complicidad máxima

Rocío Crusset y su hermano Alberto paseando en coche por Sevilla. / Instagram @alberto.herreram.

Rocío se deshace en halagos con su círculo íntimo. Especialmente con su padre, uno de los hombres más importantes de su vida. «Eres mi vida. Ahora la baba se me cae al hablar de ti y no admiro a nadie con más orgullo«, le decía hace poco al periodista. Su hermano, Alberto, también juega un papel fundamental para ella. Es su cómplice y su mejor amigo. «Eres lo mejor que tengo y lo que más feliz me hace es estar pegada a ti. Serás siempre mi prioridad en todos los sentidos», le comentaba recientemente. Por supuesto, el tercer puntal de su vida es su madre, Mariló Montero.

La familia y los amigos es lo único para lo que ahora Rocío saca tiempo tras encadenar varios romances que no han podido llegar a buen puerto. Cabe recordar que mantuvo un largo noviazgo con Jaime Conde, hijo del desaparecido actor José Conde. Posteriormente compartió su vida con Jaime Soto, hijo de José Manuel Soto y primo de Lourdes Montes. La distancia acabó con lo suyo y lo intentó con un compañero de trabajo, Juan Betancourt, con el que rompía hace unos meses.

Déjanos tus Comentarios