Robert de Niro y Grace Hightower: se acabó el amor

Robert de Niro y Grace Hightower separación

Robert de Niro y Grace Hightower en la Chaplin Award Gala.

Parece que la meca del cine ya no es solo el lugar de los flashes, el glamour, la fama y los excesos. Hollywood ha sido atacado por el «anti Cupido» y cada vez son más las parejas que se separan. Esta vez el amor se ha acabado para Robert de Niro y Grace Hightower. Ambos formaban uno de los matrimonios más estables del panorama artístico. Sus más de tres décadas juntos los avalaban.

De momento ninguno de los dos ha confirmado la triste noticia, tampoco se han pronunciado desde sus respectivas agencias de representación o su equipo de abogados. Sin embargo, los tabloides americanos dan por hecho este punto y final. Sobre todo porque De Niro lleva varios meses acudiendo solo a diferentes actos públicos. Eventos en los que siempre solía contar con la compañía de su mujer.

Una familia convencional

Robert de Niro paseando con su hija mientras toman un helado.

«A veces, las cosas no funcionan de la manera que uno espera o quiere«, comentaba con People una persona muy cercana a la pareja, que pone fin a un longevo matrimonio con dos hijos en común. Elliot nació hace ya 20 años mientras que la pequeña Helen Grace completó su felicidad hace tan solo siete años. Los cuatro tenían fijada su residencia en Nueva York, donde intentaban llevar una vida tranquila.

El flamante protagonista de El Padrino nunca quiso que su trabajo influyera en la infancia y adolescencia de sus hijos. Es un peso pesado de la interpretación, pero ha llegado a ser una gran estrella por voluntad propia y no quiere arrastrar a Elliot y Helen a llevar una vida distinta a la del resto de chicos de su edad.

Su primera gran crisis

Tras intentarlo de nuevo, la pareja se deshacía en gestos de cariño en los estrenos.

Los motivos de esta separación no se han hecho públicos. Tampoco se sabe si existe la posibilidad de dar marcha atrás y volver a intentarlo. Además, no sería la primera vez que se dan una nueva oportunidad. Hay que remontarse a 1999 para situarnos en su primera crisis, acontecida solo dos años después de pasar por la vicaría. Entonces, De Niro solicitó el divorcio.

En medio de la lucha por la custodia de su primogénito, todo dio un vuelco. Como si se tratara del guion de una película, Robert y Grace solucionaron sus desavenencias y apostaron nuevamente por lo suyo. El divorcio nunca llegó a formalizarse y en 2004 renovaron los votos matrimoniales, dispuestos a no romperlos nunca más.

Déjanos tus Comentarios