Misa de Pascua: los Reyes se citan un año más en la catedral de Palma

Un año más, la Misa de Pascua ha reunido a los Reyes en la catedral de Palma.

Un año más, la Misa de Pascua ha reunido a los Reyes en la catedral de Palma.

Un año más los Reyes han acudido puntuales a su cita con la catedral de Palma. Ni siquiera la lluvia, tan presente en sus citas importantes, ha impedido que la familia real posara a su llegada al templo. Allí, sonrientes y relajados, la reina Letizia y el rey Felipe han sido fotografiados junto a sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, y la reina emérita.

Una imagen de unidad con la que ejemplifican la buena relación que el año pasado fue puesta en entredicho tras el incidente que llenó portadas. La reina Letizia y la reina Sofía protagonizaron un pequeño enfrentamiento que ambas se han encargado de asegurar que forma parte del pasado. Desde que todo sucedió, los encuentros entre ellas han dejado claro que su relación es, cuanto menos, cordial.

Los Reyes posan frente a la catedral

La reina Letizia ha escogido un vestido oscuro de flores.

La reina Letizia ha escogido un vestido oscuro de flores.

Este encuentro con la gente y la prensa frente a la catedral de Palma se ha convertido en una de las fechas fijas de los monarcas. Tras sus vacaciones privadas, los Reyes han viajado hasta Palma para asistir a la tradicional Misa de Pascua.

Para la ocasión, la Reina ha optado por llevar un discreto vestido batín, en color oscuro y flores estampadas. Un traje que contrasta con el primaveral atuendo que escogió el año pasado, una camisa de lunares y un bolso rosa que ya han quedado asociados para siempre con el tenso momento que vivió junto a la reina Sofía y sus hijas.

Leonor, muy conjuntada con su abuela

Los Reyes en su posado frente a la catedral de Palma.

Los Reyes en su posado frente a la catedral de Palma.

Detalle curioso de este domingo de Pascua es el estilismo escogido por Leonor. Un abrigo de tweed en blanco, con el que cubre su vestido azul cielo. Un abrigo que se parece mucho al traje de chaqueta escogido por su abuela, también de tweed y en un tono semejante. Sin duda un gesto de unión entre abuela y nieta.

Una vez más, la princesa Leonor ha demostrado que, poco a poco, se está preparando para ejercer de heredera. El año pasado fue un año muy importante para ella, marcado por sus primeros actos públicos y por sus continuas apariciones, ya que la imposición del Toisón de Oro y el aniversario de la Constitución así lo requirieron. Este año, sin embargo, la discreción ha regresado a su «agenda», este año no se ha prodigado públicamente ni parece que lo vaya a hacer.

Déjanos tus Comentarios