Los Reyes y sus hijas se despiden de Mallorca

Desde que el pasado lunes llegasen a Palma de Mallorca, doña Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, solo se habían dejado ver juntas en el tradicional posado del Palacio de Marivent.

Se esperaba también que acudieran, como cada año, al club naútico. Sin embargo, esta vez las cosas han cambiado y solo el rey Felipe ha estado presente estos días en las regatas de la Copa del Rey Mapfre, que finalizaba la noche del sábado con gran éxito.

Vacaciones privadas

Cuando ya pensábamos que los monarcas y sus hijas habían dado el pistoletazo de salida a sus vacaciones privadas, que tendrán una duración de dos semanas y cuyo destino es una incógnita, solo lo conocen ellos y un empleado de Casa Real, se han dejado ver por sorpresa como cualquier otra familia en el Museo Can Prunera de Sóller, en el que actualmente se puede disfrutar de la exposición Pablo Picasso y Joan Miró, historia de una amistad.

Y es que los monarcas quieren que sus hijas se vayan familiarizando poco a poco con el arte, del que ellos son fieles seguidores. De hecho, la Reina se mostró muy interesada durante el recorrido por la pinacoteca, incluso animó a sus hijas, Leonor y Sofía, a preguntar a viva voz al guía todas las dudas que tuvieran. «¿Queréis hacer alguna pregunta?«, dijo. «Vosotras podéis preguntar lo que queráis«, añadía don Felipe.

Unos turistas muy especiales

La Familia Real ha causado un gran revuelo en este pueblo situado al noroeste de Mallorca, donde no se esperaba su visita, y mucho menos que pasearan por allí como cualquier otro transeúnte, sin parar de saludar y siempre sonrientes con los vecinos, que no pararon de hacerles fotos.

Déjanos tus Comentarios