La Peregrina, la joya falsa que luce la reina Letizia

reina letizia joyas perlas

La reina Letizia apostó por este espectacular collar de perlas en los premios Princesa de Asturias de 2015.

Las «joyas de pasar» de la Casa Real Borbón poseen algunas de las perlas más exclusivas del mundo. La reina Victoria Eugenia de Battenberg, precursora del importante joyero familiar, dejó en este parure unas espectaculares perlas. Descubrimos varias de estas espectaculares gemas, que guardan grandes curiosidades.

La Reina incluyó en este lote, cuatro hilos de perlas grandes (para lucir de diferentes formas), un broche con una perla gris, rodeado de diamantes, del que cuelga otra espectacular perla; y dos joyas muy especiales. La primera de ellas es el collar de perlas rusas, una pieza que Alfonso XII adquirió como regalo para su primera esposa, la reina María de las Mercedes en Rusia en 1878.

Las perlas: la gema predilecta 

La reina Sofía, Victoria Eugenia y Letizia: tres generaciones reales con el collar de perlas rusas.

Tras su trágica muerte, lo heredaría la reina María Cristina (bisabuela del rey Juan Carlos). Una joya que constaba de 41 perlas de un valor incalculable, dada la exactitud de las mismas. Una virtud muy poco frecuente en estas piezas de nácar. Por ello, expertos en la materia aseguran que es la joya más valiosa de la familia real. Así lo afirmaban Fernando Rayón y José Luis Sampedro en su libro Las joyas de las Reinas de España.

La reina Victoria Eugenia lo aligeraría después a 37 perlas, aunque lo combinó en diversas ocasiones con otros similares del joyero real. Muy al estilo años 20. La segunda perla más especial en el joyero de los Borbón es la conocida como Peregrina, auténtica protagonista desde hace siglos y una de las joyas más famosas de la historia. Rodeada de un halo de misterio sin resolver posee 55,95 quilates, siendo de las mayores conocidas hasta el momento.

La Peregrina, repleta de curiosidades

reina letizia joyas perlas

La reina Margarita de Austria, esposa de Felipe III, con la perla Peregrina en el pecho. / Museo del Prado, óleo de Juan Pantoja de la Cruz.

Su leyenda afirma que fue encontrada en el golfo de Panamá a finales del siglo XVI. La Peregrina se llama así, no por su alma viajera a lo largo de los siglos, sino por el significado de esta palabra en el Renacimiento, relacionado con algo raro y especial. Una joya única que llegó a manos de Felipe II, permaneciendo en la familia real de España durante siglos.

La perla habría permanecido desde entonces en el Palacio Real de Madrid. Sin embargo, algunos historiadores aseguran que, si bien esta perla es de un gran valor, no se trata de la auténtica Peregrina, sino de una imitación. A lo largo del año 1808, durante la invasión de Napoleón a España, su hermano José Bonaparte, nombrado Rey, hizo un gran espolio de la mayoría de las joyas de la Casa Real española.

¿Quién posee la auténtica joya?

reina letizia joyas perlas

La Peregrina engarzada al collar de perlas, diamantes y rubíes que creo Cartier para Elizabeth Taylor.

Pasó, así, esta perla por diferentes manos de la aristocracia europea, hasta llegar a las de James Hamilton, duque de Abercorn. La familia del británico fue quien la subastó en Londres, llegando la Peregrina a manos de Richard Burton en 1969. La estrella de Hollywood se lo regaló a Elizabeth Taylor, que la lució incluso en una de sus películas.

A pesar de venderse como la perla Peregrina, el entonces duque de Alba -Luis Martínez de Irujo- anunció en todos los medios internacionales que no se trataba de la auténtica. La comprada por Burton era una imitación según el padre de Eugenia Martínez de Irujo. Mientras que él sí poseía la auténtica Peregrina, que volvió a manos de la familia real española.

Las perlas de la reina Letizia

A lo largo de los últimos años las perlas se han convertido en pieza esencial en los estilismo de la reina Letizia.

El duque de Alba consorte habría devuelto esta gema a don Juan Carlos. Así lo demostráría la reina Sofía, que la ha lucido en numerosas ocasiones colgando de diferentes collares de perlas. Por otra parte, la otra supuesta perla Peregrina de Elizabeth Taylor, fue subasta en 2011 por 11 millones de dólares.

Ahora mismo estaría en manos anónimas. Pero los gemólogos de todo el mundo explican que la de Taylor sí era la auténtica Peregrina. Mientras que la que podría lucir la reina Letizia es una perla de excepcional valor, pero no la auténtica. Aunque la Reina posee en la actualidad varias piezas casi idénticas a esta supuesta Peregina, por lo que es muy difícil saber con certeza cuando luce una u otra.

Déjanos tus Comentarios