Los diamantes de la reina Letizia, ¿la joya más valiosa de España?

La reina Letizia suele lucir los pendientes de chatones. Por ejemplo, los llevó en los últimos premios Princesa de Asturias.

El joyero real es uno de los grandes protagonistas en las apariciones públicas de la reina Letizia. El jefe de la Casa de Borbón hereda un total de ocho piezas, las ‘joyas de pasar’, desde tiempos de la reina Victoria Eugenia hace más de 100 años. Una de las más conocidas es el denominado collar de chatones. Una espectacular y lujosa pieza que en su origen fue una gargantilla de la joyería Ansorena.

El Rey Alfonso XIII, inspirado en uno de los pasajes de la novela de Alejandro Dumas Los Tres Mosqueteros, regaló a su mujer un collar de diamantes por su boda en 1906. Después, a lo largo de los años, fue regalando a la Reina dos diamantes más para unir al original. Así, a través de cumpleaños, nacimientos o aniversarios, el collar llegó a tener dos vueltas y alcanzar la cintura de Victoria Eugenia.

Los diamantes más caros del joyero

Doña Sofía con el collar y pendientes de diamantes. A su lado, la reina Letizia con los espectaculares pendientes de chatones y las pulseras gemelas de Cartier. La reina Victoria Eugenia por su parte luce la primigenia gargantilla de chatones.

Las crónicas de comienzos del siglo XX sitúan su precio en 140.000 pesetas. Una auténtica fortuna para esa época. Por ello los expertos aseguran que se trataba de la pieza más lujosa del momento. Además de mantenerse como la más lujosa de la Casa Real hoy día. Aunque ahora lo solemos ver de forma más discreta y actual. Tras la muerte de la reina Victoria Eugenia, se cree que se dividió en, al menos, dos partes, dejando la más larga en las ‘joyas de pasar’.

Mientras, el de menor tamaño fue a parar a su otro hijo, el infante Don Jaime. La segunda esposa del Infante, Charlotte Tiedemann, subastó en 1977 esta pieza. El lujoso collar que sería comprado por el joyero madrileño Alejandro Vega, por algo más de 18 millones de pesetas. Después, ya en 1982, fue comprado por alguien cercano a la familia real. Uniéndose de nuevo a su hermano mayor al poder verlo en el cuello de la reina Sofía.

Las pulseras más exclusivas de la reina Letizia

La reina Letizia, radiante en la cena de gala con el Presidente de Portugal

El engastado de chatones, como en estos pendientes, hace que la piedra preciosa quede envuelta en una tira de fino metal. Protegiendo sus aristas y caras.

Además de esta pieza, existen unos pendientes de diamantes que se encuentran entre los preferidos de la reina Letizia. Se les conoce popularmente como «juego de chatones» por el tipo de engaste de la joya. También conocido como engaste en bisel o boquilla, es el método más antiguo y sólido que se conoce para engastar. Unas joyas que suele combinar con las pulseras gemelas de Cartier.

Se trata de dos pulseras iguales que también forman parte de las «joyas de pasar». Su origen de nuevo está en la reina Victoria Eugenia de Battenberg. En este caso en una corona. Realizada con esmeraldas, rubíes y diamantes estaba valorado en más de un millón y medio de pesetas del año 1906. Una exclusiva corona que no resistió el paso de las modas. La evolución de los peinados hizo que se complicara su uso. Por ello la reina Victoria Eugenia apostó, ya en el exilio, por desmontarla. Haciendo que la joyería Cartier creara dos pulseras idénticas. Adornos muy exclusivos, dignos de reyes y reinas.

Déjanos tus Comentarios