Reina Letizia deslumbra con su estilismo más ibicenco

Reina Letizia deslumbra con su estilismo más ibicenco

La reina Letizia en Menorca.

Si en la primera aparición pública de la familia real en Mallorca fue la infanta Sofía quien se convirtió en el centro de todas las miradas dada su lesión en la rodilla, esta vez ha sido la reina Letiza. La mujer del rey Felipe VI ha sido protagonista gracias a su impecable estilismo. Un diseño adlib en claro homenaje a las Islas Baleares que se aleja de las habituales prendas ‘efecto fit’ de las que suele hacer gala para potenciar su tonificada silueta.

De impoluto blanco, la Reina elegía un vestido de Uterqüe, disponible a la venta por 124 euros. La prenda se caracteriza por los volúmenes con tirantes de volantes, cuerpo nido de abeja y falda de vuelo que nace desde el pecho. Diferentes calados adornan la parte baja del vestido sin restar importancia al calzado. Una vez más, doña Letizia ha apostado por sus icónicas alpargatas de cuña, en esta ocasión, de la firma Macarena Shoes.

El impecable estilo de la reina Letizia

Para esta cita, la reina Letizia eligió un vestido de Uterqüe.

Un día antes, en la visita que llevó a cabo junto a sus hijas y don Felipe, la Reina también optó por el color blanco. En este caso, sí decidió remarcar su figura pues el vestido de estilo camisero, se acompañaba con un cinturón a tono. La prenda en cuestión era de un negocio local: Vintage Ibiza. Y su complemento estrella, un capazo de palma y cuero de la firma Whittelily.

El bolso que lució en su última aparición pública (y en la primera en Mallorca) fue el realizado en tela de lenguas en color azul por BolsasFQ. Una asociación dedicada a crear bolsas con fines solidarios en la lucha contra la fibrosis quística. En cuanto a las joyas, rescató unos pendientes con forma de cañas de bambú, que comparte con la princesa Leonor y su inseparable anillo de Karen Hallam.

Una visita inolvidable

Reina Letizia deslumbra con su estilismo más ibicenco

Los Reyes recibieron numerosos regalos de los presentes.

Entre vítores y aplausos y sin la compañía de sus hijas, los reyes Felipe y Letizia llegaban a Menorca para continuar con su agenda oficial en las Islas Baleares. En primer lugar, visitaban las instalaciones de la Cooperativa Insular Ganadera en la localidad de Alaior para más tarde, desplazarse a la Naveta d’es Tudons, una construcción funeraria prehistórica.

En este monumento, el más visitado de la isla, los Reyes se mostraron un tanto incómodos dadas las altas temperaturas y la presencia de numerosos mosquitos. El día terminaba con un auténtico baño de multitudes en la Ciutadella donde, saltándose el protocolo, doña Letizia recogía algunos de los muchos regalos que la gente les había llevado. 

Déjanos tus Comentarios