El reto al que la reina Letizia se enfrenta año tras año

La reina Letizia en San Millan de la cogolla

La reina Letizia a su llegada a San Millán.

No hay ocasión en la que la reina no nos deje sorprendidos por algún detalle. Hoy por ejemplo, para viajar hasta La Rioja, ha estrenado vestido. Eso sí, cumple con la mayoría de las exigencias que tiene la mujer de Felipe VI a la hora de seleccionar este tipo de prenda.

La ocasión lo merecía ya que no todos los días se visita el lugar en el que se encontraron las primeras palabras del castellano escrito. San Millán de la Cogolla ha recibido a la Reina con la misma alegría con la que siempre es bienvenida en el lugar.

La reina Letizia no renuncia a nada

La reina Letizia en San Millan de la cogolla

El empedrado del monasterio de Suso no ayuda a caminar con comodidad.

No es la primera vez que llamamos la atención sobre los zapatos de la reina Letizia. Sin embargo su elección de calzado siempre resulta sorprendente cuando acude a lugares como este. Ayer mismo pudimos ver cómo escogía unas esparteras para evitar que el tacón se le clavara en el césped.

San Millán le ha recibido con gran alegría, pero también con sus tradicionales calles de empedrado pequeño por las que ya resulta complicado caminar llevando zapato plano. Con un tacón fino como el que ha escogido la Reina, se convierte casi en una misión imposible. Doña Letizia ha demostrado que no hay camino que se le resista, eso sí, y no ha renunciado a la comodidad que a ella le aportan sus salones de Magrit. 

Un vestido nuevo, pero de flores

La reina Letizia en San Millan de la cogolla

La reina Letizia posando junto al presidente de La Rioja, José Antonio Ceniceros.

La reina Letizia ha estrenado un vestido nuevo, pero se trata de un nuevo vestido de flores que sumar a su colección. Una pieza de Adolfo Domínguez con escote cruzado y manga tres cuartos. Un vaporoso conjunto en color coral rojizo, un tono que favorece mucho a la reina.

El II Seminario de educación patrimonial en la escuela cuya clausura a presidido la Reina, busca «abrir una línea de diálogo e intercambio entre el profesorado y los gestores de las instituciones patrimoniales para redefinir los programas de educación patrimonial y adaptarlos a las necesidades de aprendizaje de los alumnos», tal y como explican desde Casa Real.

Déjanos tus Comentarios