Recuperación postparto: toma nota de estos consejos

Recuperación postparto: toma nota de estos consejos

Hacer ejercicio de forma regular nos puede ayudar en nuestra recuperación postparto.

El embarazo supone un gran cambio físico para las mujeres: cambios hormonales, aumento de peso, el suelo pélvico se resiente, aparición de incontinencia urinaria por la presión que el peso del bebé ejerce en la vejiga… Pero ¿qué ocurre después de dar a luz?

Tras el embarazo nuestro cuerpo necesita tiempo para recuperarse y volver a ponerse en forma. Y, aunque a priori esto nos pueda parecer una misión imposible, no es así. Los expertos de Intimina, marca especializada en el cuidado íntimo femenino, nos ofrecen unas pautas sencillas para que la recuperación postparto sea mucho más rápida y llevadera.

Salir a caminar

Recuperación postparto: toma nota de estos consejos

Salir a caminar media hora al día te ayudará a quemar calorías y mejorar el ánimo.

Si bien andar es muy bueno para todo el mundo, en el caso de las mujeres que acaban de dar a luz resulta especialmente beneficioso. Aprovecha para salir a dar un paseo a tu bebé o simplemente sal a caminar para despejarte. Esto te ayudará a quemar calorías y liberar endorfinas, por lo que no solo te sentirás mejor físicamente, también anímicamente.

Eso sí, no abuses. Los primeros días después del parto comienza con caminatas cortas y pon atención al suelo pélvico. Si lo notas pesado o resentido, da paseos cortos hasta que se fortalezca. Una vez que estés recuperada, lo ideal es caminar al menos media hora al día.

Ejercitar el suelo pélvico

Recuperación postparto: toma nota de estos consejos

Los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecer el suelo pélvico tras el parto.

Durante el embarazo la musculatura pélvica se estira para adaptarse al bebé, y es de hecho la que ayuda a empujarlo durante el parto. El suelo se resiente por ello, y es probable que muchas mujeres, tras dar a luz, tengan problemas de incontinencia.

Para hacer frente a este problema los expertos recomiendan practicar ejercicios de Kegel. Estos ejercicios consisten en contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro durante unos segundos para fortalecer y tonificar la musculatura de esa zona. De este modo, se consigue aumentar el riesgo sanguíneo del perineo y la vagina, ayudando a reducir la inflamación de la zona y posibles hematomas.

Claves para estar guapa este otoño

Además, ejercitar la musculatura pélvica ayuda a prevenir futuros problemas como pérdidas de orina e, incluso, prolapsos pélvicos (descenso de algún órgano desde la cavidad pélvica hacia el exterior). Lo ideal es comenzar con esta rutina de ejercicios seis semanas después del parto. Para conseguir mejores resultados puedes ayudarte de unos dispositivos llamados ejercitadores.

Elevar la pelvis

Los músculos del abdomen también se resienten durante el embarazo. Para fortalecer los abdominales inferiores, la parte inferior de la espalda y la musculatura pélvica existen también determinados ejercicios específicos.

Recuperación postparto: toma nota de estos consejos

Uno de los más eficaces consiste en hacer elevaciones de pelvis. Para ellos, nos tumbamos en colchoneta hacia arriba, con las rodillas dobladas y los pies sobre el suelo. En esta posición, elevamos ligeramente la parte inferior de nuestra espalda de manera suave y natural. A la vez que haces ese movimiento, contraeremos el suelo pélvico y apretaremos los abdominales inferiores.

Cuenta hasta 10, luego relaja los músculos y vuelve a la postura inicial. Empieza con 5 repeticiones e intenta llegar hasta 20. Es muy importante controlar la respiración a lo largo del ejercicio.

Déjanos tus Comentarios