Rafa Mora, hecho un mar de lágrimas al hablar de su pasado

Rafa Mora

Rafa Mora quiere salvar su relación con sus compañeros de Sálvame. / Redes sociales.

Estas últimas semanas no están siendo nada sencillas para Rafa Mora. Acusado por sus compañeros de programa de traicionarles, el joven se sometía a un polígrafo que, efectivamente, confirmaba que no había sido tan leal como siempre defiende ser. Ni siquiera a uno de sus grandes amigos, Kiko Rivera.

Esto ha llevado a que el colaborador de Sálvame tome medidas drásticas y por ello se ha puesto en las manos de la coach Cristina Soria para analizar los motivos que le han llevado a esta tensa situación. Rafa abrió su corazón y relató algunos episodios de su vida que le hicieron conectar con su lado más emotivo.

Rafa llora recordando a su tío

Rafa Mora

Rafa apenas podía contener las lágrimas viéndose llorar. / Mediaset.

Cristina quiso llegar al origen del problema y por ello tuvo una sesión de coach con Rafa. En ella hablaron sobre la infancia del polémico colaborador, una historia que sin duda sorprendió a sus compañeros. A pesar de su imagen, Rafa fue un niño consentido. Criado por su madre, su abuela y su hermana, aseguró ser un mimado. Que su abuela le llevaba en brazos al colegio hasta los ocho y que «me limpiaron el culo hasta los once«. ¿Estará exagerando?

Pero toda esa inocencia quedó perdida cuando la vida le dio un duro golpe. Su tío Jesús, que para él era su figura paterna, todo un referente en la vida (incluso quería ser pastor de ovejas como su tío), fallecía dejándole un gran vacío y enfadado con todos.

Escudo de «tipo duro»

Rafa Mora

Rafa Mora analizando sus flaquezas y virtudes. / Mediaset

La ausencia de su figura paterna (su padre trabajaba largas temporadas fuera de casa) la marcó. Pensó que debía proteger a su familia y se escudó en el papel de tipo rudo, fuerte y duro que ahora defiende en los platós. Esto le llevó a meterse en problemas y, según sus palabras, «me convertí en un chico rebelde».

Sin embargo parece que todo esto le ha servido para reaccionar y darse cuenta de que, escudándose en esta pose, no está dejando que sus compañeros se acerquen a él en el plano personal. «Solo conocen al personaje televisivo», razonaba bajo al atenta mirada de Cristina. Ella le recordó que «das lo que recibes, si das amor, también lo recibirás». Convencido, Rafa prometía empezar a mostrarse más sincero, más como la persona y menos como el personaje. Veremos cómo evoluciona su relación con sus compañeros a partir de ahora.

Déjanos tus Comentarios