Descubre todos los secretos de protocolo de la reina Isabel II

La reina Isabel II

El protocolo que existe alrededor de la figura de la reina Isabel II es muy estricto.

Nunca la llames por su nombre de pila, ni le preguntes si puede posar contigo para un selfie. Estas dos son solo algunas de las cosas que debes tener en cuenta si te encuentras alguna vez con la reina Isabel II de Inglaterra. Kate Williams, historiadora experta en realeza, ha desvelado algunas normas de protocolo que deberás seguir a rajatabla si te encuentras con Su Majestad. Algo que seguro agradecen los numerosos invitados que el próximo 19 de mayo acudirán a la boda del príncipe Harry y Meghan Markle

Qué sí puedes hacer frente a la reina Isabel II

1. Practica la reverencia. Hazlo colocando la pierna derecha por detrás de la izquierda, con las rodillas juntas y doblando las piernas manteniendo la espalda recta. Probablemente no se lo espera, pero es una señal de respeto que le encantará, incluso aunque ella ya te haya extendido su mano para estrecharla.

Nunca la llames por su nombre de pila, ni le preguntes si puede posar contigo para un selfie.

2. Espera a que la Reina sea la primera que extienda su mano. No se la estreches antes. Si no la extiende, simplemente sonríe y haz una reverencia.

3. Si vas a hablar con la Reina, no te pongas nervioso. Ella es habitualmente quien inicia la conversación y elige los temas de los que hablar. Eso sí, si quieres sacar un buen tema, puedes optar por los nietos, los caballos (si es que tienes algún conocimiento sobre carreras), perros y animales. También le encanta hablar de viajes, especialmente sobre paisajes impresionantes. Sus programas favorito de televisión son Countryfile y El Inspector Morse. Otro tema: los libros. A la Reina le encanta leer; sobre todo a Agatha Christie y las novelas de misterio en general.

4. Arte, literatura y teatro. Estos son temas de conversación con los que te ganarás el aprecio de Su Majestad, pero no toques el arte contemporáneo. Elige a los grandes clásicos de la pintura y obras clásicas, y evita artistas desconocidos o fuera de lo común.

Anna Wintour no respetó el protocolo: no se quitó las gafas de sol en su encuentro con la reina Isabel.

5. Si la Reina te visita para comer o cenar, ten a mano alcohol. Un buen vino, o en su defecto, ginebra o dubonnet con limón. En caso de que se trate de un evento, ofrécele siempre champán.

6. El punto de la carne. Si vas a servir carne, que esté bien pasada. A Su Majestad no le gusta poco hecha.

7. Cuidado con el menú. Sírvele comidas sencillas para cenar, como pescado cocido o carne a la parrilla con ensalada y verduras. Asegúrate de tener preparados algunos caramelos de menta para después de la cena; a la Reina le encantan.

Deja que ella siempre vaya delante. Retírale la silla para que pueda sentarse, mantén la puerta abierta para ella.

8. Por la tarde, ofrécele un té. El té de las 17.00 es sagrado para Su Majestad, preferiblemente hecho con agua Marveln Spring. Acompáñalo con tarta y bizcocho de chocolate. La Reina es aficionada a los scones, un postre típico del Reino Unido, y a las galletas de chocolate.

9. ¿Qué desayuna? No te rompas mucho la cabeza con el desayuno; la Reina prefiere té, tostadas y cereales.

10. Deja que ella siempre vaya delante. Retírale la silla para que pueda sentarse, mantén la puerta abierta para ella. En caso de duda sobre quién debe pasar primero, espera y quédate detrás.

Aunque Felipe ya se ha retirado de la vida pública, parece que Isabel II no tiene pensado retirarse antes de lo necesario.

11. Fíjate en su bolso. Si cambia el bolso de un brazo a otro, es una señal de que se ha cansado de ti y llama para que la rescaten. Su dama de compañía vendrá a por ella. ¡No intentes reternerla!

12. Atenta a sus gestos. Si la Reina deja el bolso encima de la mesa, significa que se quiere ir en 5 minutos. De nuevo, te recomendamos que no le pidas que se quede.

13. Si quieres hacerle un regalo, el detalle cuenta más que el precio. Algo hecho a mano siempre funcionará muy bien (el primer regalo que le hizo Kate Middleton fue un chutney hecho en casa). Algo especial de tu pueblo, ciudad o país seguro que le encantará.

Si quieres hacerle un regalo, el detalle cuenta más que el precio. Algo especial de tu pueblo, ciudad o país seguro que le encantará.

14. Y por último, ¡no tengas miedo! La Reina está acostumbrada a que la mayoría de la gente esté aterrorizada y se quede sin habla cuando la conocen. Intenta tratarla como a una persona normal. Simplemente recuerda: lo más importante es que lo que te cuente quede entre vosotros dos, como un secreto.

Qué no hacer frente a la reina Isabel II

1. No la llames por su nombre. Nunca la llames Isabel, siempre debes referirte a ella como Your Majesty (Su Majestad), y después Ma’am. Recuerda que a todos los miembros de la realeza se les debe nombrar formalmente, y que incluso al príncipe Jorge se le debe llamar Sir.

Looks de gala de Letizia

Durante su visita oficial a Reino Unido, la reina Isabel II ofreció una cena de gala en Buckingham. Doña Letizia seguro que había tomado buena nota de todos estos consejos de protocolo.

2. No alces la voz. Nunca grites en su presencia, ni llames su atención ni le hagas señas. Si la reina desea hablar contigo, te lo hará saber.

3. Nunca la toques. A no ser, claro, que ella te ofrezca su mano para estrechársela o algo similar. Casi hubo una crisis cuando el Primer Ministro de Australia lo hizo. Michelle Obama la tocó en la espalda una vez para guiarla, lo cual fue una gran sorpresa. A no ser que seas la primera dama de uno de los países más poderosos del mundo, mantén tus manos alejadas de ella.

4. ¿Y si me suena el teléfono? Nunca respondas a llamadas ni mensajes en su presencia.

Nunca grites en su presencia, ni llames su atención ni le hagas señas.

5. No hagas referencia a otros miembros de la realeza por su nombre de pila. Está bien mencionarles educadamente, pero jamás digas: “¿Cómo está Carlos?”, o “¿Qué tal está su media naranja?”. Usa sus títulos nobiliarios: el Príncipe de Gales y el Duque de Edimburgo.

6. Y, sobre todo, discreción. No le digas a nadie (especialmente a la prensa), qué te ha dicho o incluso qué ha comido Su Majestad. Si lo haces, no tendrás el placer de volver a contar con su compañía ni de recibir ninguna invitación para que te quedes. Si eres un alto mandatario de algún país, por supuesto que serás bienvenido al Palacio en otra ocasión, pero no esperes que la reina esté encantada de verte.

7. No le hagas esperar. La reina siempre es puntual. Llegar tarde a una reunión con ella es un claro ejemplo de lo que no se debe hacer.

Kate Middleton, enfrentada con la reina Isabel II

El protocolo que rodea a la reina Isabel II es respetado, también, por los miembros de la familia.

8. Cuida los tiempos. De la misma forma, no la invites a cenar y la tengas en la mesa esperando por la comida. La reina siempre ordena que los entrantes estén ya en la mesa cuando sus invitados se sientan.

9. No desesperes si la reina come despacio. Normalmente lo hace por motivos de salud, y también para evitar intoxicaciones alimentarias en sus visitas. La reina suele llevar en su bolso una porción de pastel de frutas para cuando siente debilidad.

10. Cuidado con las preguntas prohibidas. “¿Abdicará en favor de Carlos?”, “¿Debería Camila ser reina?”, “¿Qué opina del Primer Ministro?”, “¿Debería este Ministro dimitir?”, “¿Sabía que la princesa Ana fue la única atleta a la que no se le hizo la prueba de verificación de sexo en los Juegos Olímpicos?”, “¿Cuándo dinero tiene?”, y “¿Qué lleva en el bolso?”.

No invites a cenar a la reina Isabel II y la tengas en la mesa esperando por la comida.

11. No hagas chistes verdes.

12. La reina adora a sus padres y a su hermana. Evita decir nada que ella pueda interpretar como un insulto. Puedes mencionar a la familia real si lo deseas, pero habla siempre de temas positivos, no menciones nada sobre el ‘annus horribilis’ ni sobre los divorcios en los noventa.

13. No se hace fotos. Si estás cenando con ella, ¡no le pidas un selfie!

Seguro que Meghan Markle tomó buena nota de estos consejos en su visita de Navidad a la reina Isabel.

Seguro que Meghan Markle tomó buena nota de estos consejos en su visita de Navidad a la reina Isabel.

14. Ella friega si quiere. Si estás en una barbacoa en Balmoral y ella empieza a lavar los platos, no intentes disuadirla.

15. No le des la espalda.

16. ¿Qué hago en Navidad? Si te invita en esas fechas, no le hagas regalos ostentosos; este fue precisamente un error que cometió Diana. La familia real prefiere regalos modestos, incluso regalos de broma. El Príncipe Harry regaló a la reina una vez un gorro de ducha con la frase “Qué vida más perra”.

Déjanos tus Comentarios