Las princesas de Mónaco y Chanel, un idilio que traspasa generaciones

princesas Mónaco Chanel

Carolina de Mónaco y Karl Lagerfeld, directo creativo de Chanel, son amigos desde hace años.

No hay evento importante en el Principado de Mónaco en el que la conocida maison francesa no esté presente. Primero gracias a Carolina de Mónaco, amiga íntima del director creativo de Chanel, Karl Lagerfeld. Después vino su hija Carlota Casiraghi, ejemplo de elegancia; aunque debemos señalar que la amazona también es gran fan de Gucci, firma que le patrocina en su carrera deportiva.

Sin embargo, ahora ha llegado alguien nuevo al tablero de juego. Hablamos de Alexandra de Hannover, la hija de Carolina y Ernesto de Hannover. La joven, que cumplió dieciocho años hace unos meses, se ha convertido en la nueva estrella mediática de la familia Grimaldi. Y, por supuesto, ha acertado en varias ocasiones con sus looks gracias a la marca fetiche de su madre: Chanel.

princesas Mónaco Chanel

Carlota de Mónaco en la boda de su tío Alberto y Alexandra en el último Baile de la Rosa. Ambas vestidas de Chanel.

No es raro ver a Carolina, Carlota o Alexandra en un front row. Mucho menos si se trata de un desfile de la casa capitaneada por Lagerfeld; bodas reales (en la de los actuales Reyes de España, por ejemplo) o celebraciones como el Día Nacional de Mónaco son algunos casos. Tampoco verle a él posando en eventos de relevancia con ellas. Por ejemplo, el último Baile de la Rosa celebrado en Mónaco. El alemán posó junto al resto de la familia como uno más.

Un amor que ha transmitido a sus hijas

La relación de la saga familiar con Chanel comienza, precisamente, con Carolina de Mónaco. La hija de Rainiero y Grace Kelly era fiel a otra de las grandes casas de moda, Christian Dior. Muy amiga de Marc Bohan, entonces diseñador a cargo de la firma, confió en ellos en su primera boda. Sin embargo, después de que Gianfranco Ferré le sustituyera como director creativo de Dior en 1989, ella recurrió a otro de sus íntimos. El mito de la princesa más elegante del mundo se asentó aún más.

princesas Mónaco Chanel

Carolina es una gran fan de las propuestas de la casa del tweed.

Chanel ha sido la elección de Carolina en multitud de actos oficiales. Algunos de gran relevancia para Mónaco, como en el Baile de la Rosa durante años; otros, personales, como su boda con Ernesto de Hannover. Fiel a la Alta Costura y las propuestas a medida de la casa, le ha sabido transmitir esa pasión a sus hijas. Y ellas, ante la duda, se rinden a las propuestas de la marca del tweed y las camelias. ¿Será la elección de Carlota para su boda con Dimitri Rassam?

Tatiana y Beatrice, la excepción que confirma la regla

Sin embargo, no todo es herencia de Coco Chanel en lo que al armario de las princesas de Mónaco se refiere; al menos, en el caso de las consortes. Tatiana Santo Domingo y Beatrice Borromeo, esposas de Andrea y Pierre Casiraghi, respectivamente, han lucido en ocasiones contadas piezas de la firma. Sin embargo, también hay sitio para otras marcas; sobre todo en el caso de la segunda. La periodista italiana suele también apostar por firmas made in Italy, haciendo honor a la fama de la moda de su país.

Las princesas de Mónaco y Chanel, un idilio que traspasa generaciones

Carolina a su llegada a un desfile de la firma.

Déjanos tus Comentarios