Presumir de pecas, la nueva fiebre “beauty”

Pecas, la nueva fiebre "beauty"

Verdaderas o maquilladas, las pecas se han convertido en un objeto de deseo.

Su nombre técnico es efélides, aunque las conocemos como pecas. Se trata de pequeñas manchas de color pardo o rojizo características de las pieles claras. Aparecen desde la niñez en zonas expuestas al sol -como el rostro, el pecho, la espalda y los brazos- y se incrementan en número durante los meses de sol (pudiendo llegar a disminuir o, incluso, desaparecer durante el invierno); además, aportan un aspecto aniñado.

Por eso las pecas no se deben confundir con los léntigos solares, de mayor tamaño, localizados sobre todo en el rostro, el escote y las manos, y que son signo de una exposición excesiva al sol sin la protección adecuada. Es decir, de fotoenvejecimiento.

Durante décadas, las mujeres han tratado de deshacerse de las pecas por medio de distintos procedimientos (entre los que destacan los cosméticos despigmentantes y los tratamientos médicos como los peelings, el láser o la luz pulsada intensa (IPL); pero esta temporada se han convertido en absoluta tendencia, como hemos podido ver en las pasarelas, en las redes sociales y hasta en las propuestas de firmas de moda y belleza.

La modelo Gisele Bündchen lleva años presumiendo de sus pecas. Le dan un aire juvenil.

Junto a la tendencia de las pieles impolutas, como de muñecas de porcelana, las pecas han llegado con fuerza. Además, quienes no las tienen pueden conseguirlas por distintos métodos: desde el maquillaje a las calcomanías, pasando por el tatuaje, una técnica cada vez más demandada.

El porqué de esta fiebre

Aportan a la piel un aspecto fresco y aniñado, muy juvenil, y, por tanto, tienen un efecto rejuvenecedor inmediato. Además, hacen que parezca que el cutis no va maquillado, y que su belleza es totalmente natural. Y, por otra parte, dan un aire pícaro y sexy al look, coqueto y muy naif. En las redes sociales son una auténtica fiebre, bajo los hashtags #freethefreckles, #freckles o #fakefreckles.

Modelos y actrices como Gisele Bündchen, Bar Refaeli, Julianne Moore, Jessica Chastain, Emma Stone, Emma Watson o Alexina Graham, entre muchas otras, tienen parte de la culpa de que las pasarelas internacionales (con firmas como Christian Dior, Armani, Alberta Ferretti, Alexander Wang o Ungaro) se hayan llenado de pecas, que enseguida se han convertido en objeto de deseo.

Emma Watson en la Premiere Mundial de La Bella y la Bestia el pasado dos de marzo

Emma Watson es una de las actrices que ha puesto de moda las pecas.

Cómo maquillarte las pecas

  • Si no las tienes… Créalas con dos lápices de cejas bien afilados, uno en dos tonos más claros que el color de tu cabello y otro en nude, dando ligeros toquecitos sobre la piel. No importa que no queden perfectas: así parecerán más naturales.
  • Si tu piel es pecosa… Elige bases de maquillaje ultraligeras o bien BB Creams, que unifiquen ligeramente el tono sin aportar prácticamente cobertura y sin camuflarlas, para una piel extremadamente natural, y aporta intensidad en otras zonas del rostro, como por ejemplo los labios: toda la gama de rojos combina muy bien con ellas. Huye de las sombras muy recargadas, y no olvides el blush, en tonos rosa o melocotón.
  • Lo más radical… El freckling o tatuaje de pecas. Su nombre viene del término anglosajón para las pecas, freckles; se trata de la técnica de tatuarlas en el rostro para conseguir un efecto semipermanente. La pionera fue Gabrielle Rainbow, una tatuadora cosmética canadiense que afirma que empezó a hacerlo cuando su mejor amiga se lo pidió porque estaba cansada de dibujarse las pecas a diario con un lápiz. El efecto es muy natural y se desvanecen con el tiempo.

Dejanos tus Comentarios