¿Qué pasa entre Tamara Falcó y Esther Doña?

famosos teatro

Esther Doña no guarda una buena relación con los hijos de su marido…

En los cuentos clásicos, las madrastras suelen tratar mal a los hijos o hijas de su marido; frente a ellas, la figura de la madre, casi siempre fallecida de forma trágica, se alzaba como la buena. Es por ello que, gracias a estas historias de la cultura popular, se ha tenido una mala imagen de ellas; algo que, por supuesto, no corresponde con la realidad.

Sin embargo, a tenor de algunos de los casos más conocidos, no podemos evitar preguntarnos si existe algo de verdad en todo este asunto; no en el que se le de un mal trato a los vástagos fruto de otra relación, sino a que la comunicación madrastra-hijastro (o hijastra) sea nula en muchos casos. Para muestras, dos casos de los que Paloma Barrientos nos hablaba en su columna esta semana. Por un lado, Francesa Thyssen y Tita Cervera; por otro, Esther Doña y Tamara Falcó.

Lo de las segunda viene de hace años; en vida del Barón Thyssen disimulaban, pero ahora ni eso, como explicaba Barrientos. Sin embargo, el segundo caso es más que llamativo. Sobre todo porque no es solo Tamara la única hija del marqués de Griñón que no se habla con la actual mujer de Carlos Falcó; casi todos sus hermanos han optado por el mismo camino.

famosos teatro

Muy sonrientes y agarradas del brazo del Premio Nobel, así posaron madre e hija hace unos días.

Sí a Vargas Llosa, no a Doña

El caso de Tamara llama sobre todo la atención ya que sí se lleva bien con la actual pareja de su madre, Mario Vargas Llosa; de hecho, hace unos días acudió a Madrid a un acto junto a Isabel Preysler y el galardonado con el Premio Nobel sin problema. ¡Hasta posó con ellos! Eso sí, evitó aparecer en el photocall junto a su padre y su madrastraTamarita, educada, explicó que tiene una relación cordial con Esther Doña, pero que coinciden poco. Su hermana Sandra ni siquiera se molestó en disimular.

Los hijos no fueron a la boda

De hecho, uno de los primeros signos de que algo pasaba fue la ausencia de los hijos de Carlos Falcó en su boda con Esther Doña; en la fiesta que la pareja celebró hace unas semanas se echó de menos a casi todos; solo asistieron Duarte y Aldara, faltaron Manuel, Sandra y Tamara. Esta última fue clara: «No fui a la fiesta de la boda de mi padre por motivos personales»; al mismo tiempo, afirmaba que con su padre todo está bien. Blanco y en botella.

Tamara Falcó ha sido clara sobre el tema.

«Manuel tiene la distancia como excusa para no opinar, Sandra desconfía, pero al trabajar con su padre no se quiere enfrentar demasiado; es Tamara la que más distancia ha puesto con Carlos«, explicaban fuentes cercanas al entorno familiar a LOC hace unos meses. Así, parece que en un primer momento no vieron con buenos ojos la relación; y la boda les habría sentado todavía peor.

Por su parte, los dos pequeños, Duarte y Aldara, ven con buenos ojos este amor; de hecho, lo apoyan. Y en medio de todo, Esther Doña afirmando que es todavía joven para ser madre. ¿Podrá cambiar Tamara de opinión con el tiempo? O, por otro lado, ¿será el telón de acero de la familia Falcó?

Déjanos tus Comentarios