Pablo López: ‘No estoy triste, aunque ahora lloro más fuerte que nunca’

El cantante malagueño Pablo López nos abre su corazón.

Un año de extremos. Así fueron los últimos doce meses para Pablo López. El cantante ha llegado nuevamente a lo más alto en la música gracias a su participación como coach en La Voz y al lanzamiento de su tercer trabajo discográfico, Camino, fuego y libertad. Sin embargo, por otro lado hace frente a un fracaso sentimental. Tras más de diez años de discreta y sólida relación, su amor con la farmacéutica Laura Devesa ha llegado a su fin de manera inesperada.

¿Coincide tu mayor momento de éxito profesional con el momento más triste personal? No, para nada. No estoy triste para nada. Sobre todo porque para mí lo personal es esto… Estoy rodeado de gente maravillosa, riéndome más fuerte que nunca, aunque también lloro más fuerte que nunca. Ahora todo es blanco o negro, pero estoy condenado a vivir así y cuanto antes lo acepte mejor.

“Me estoy quitando lastres emocionales. Pensé que no podría vivir sin ciertas personas y sí se puede”, decía en Mediaset.

¿Es verdad que la música cura? La música cura y muchas cosas más: engancha, “revolea”, y hace herida de vez en cuando. Pero sobre todo es muy placentera. La mayor de las relaciones que he tenido en mi vida ha sido en un escenario.

La hipersensibilidad te hace disfrutar y también sufrir más… Sin duda. Todo es intenso, hasta comprar el pan, aunque también me río. Cada vez que hablo del disco se me pone un tono solemne. Mi trabajo es lo que me permite vivir, y no me refiero al aspecto económico sino entendiendo vivir por respirar.

¿Ha sido un disco de catarsis? No ha sido un disco de catarsis, ha sido una época de catarsis total. La deriva y el abandono a mi destino es hablar y expresarme en este idioma, con las canciones.

Los famosos acuden al concierto de Alejandro Sanz en el Calderón

Pablo López hace, sin duda, un balance muy positivo de los últimos meses.

¿Ha sido 2017 definitivo para tu consagración artística? Empiezo a contar el año a partir del 15 de diciembre, cuando salió mi disco. Creo que 2017 ha sido más de la introspección más absoluta de escribir este trabajo que realmente me ha revuelto todo. Cuando he tenido tiempo para que reposaran todos los ingredientes he terminado comiendo “el puchero” con muchas ganas. En este disco es como si estuviera en pelotas total.

¿Qué le pides a este 2018? Sólo tengo un deseo: salud para tocar cientos de veces en cientos de escenarios y en cientos de ciudades. Ya está, nada más.

Otra de las cosas importantes de este año es tu paso por La Voz. Los seguidores incluso han creado un hashtag uniendo tu nombre y el de Malú Somos muy amigos, es naturalidad  o que hay simplemente , pero ahí queda la cosa. Es una persona a la que respetaba mucho artísticamente pero ahora que la he conocido como persona me parece que tiene mucho que aportar y tenemos mucha gente que nos sigue a los dos y eso es compartir algo diferente, original con una amiga.

“La única pena es descubrir que has sido dependiente de algo que en realidad no te hacía tanta falta. Nos autoengañamos”, confesaba a Divinity.

¿Ese feeling además de profesional podría ser personal? Personal es, por supuesto, porque tengo una buena amistad.

Me refiero a una relación de pareja no de amigos… ¡Ay por Dios que va, que va!. Es de las personas a la que no podría ver como una mujer, de verdad. Es muy amiga mía y nos contamos las penas el uno al otro.

Bueno a ver si os podéis contar las alegrías en el 2018… Bueno, creo que cuando uno necesita a un amigo es para las penas, para las alegrías se va a beber cerveza principalmente.

Pablo López y Malú

Pablo López y Malú están en el centro de todas las miradas. Eso sí, ellos reiteran que sólo son amigos.

Déjanos tus Comentarios