No des la espalda al problema

Espalda, dolores. Salud LOVEConoce y prevé las patologías más comunes. Se calcula que más del 80% de la población sufrirá dolores de espalda alguna vez en su vida. Celvicalcias, lumbalgias, hernias discales… son algunas de las patologías que pueden empeorar nuestra calidad de vida. Aprende a esquivarlas.

Los datos hablan por sí solos. Uno de cada cuatro españoles sufre de dolor cervical o lumbar, según la última Encuesta Europea de Salud realizada por el INE. Estas zonas de la espalda son las más expuestas a lesiones, según nos explica el osteópata Eduardo Díez, “la cervical por ser el soporte y sostén del cráneo y en la que se manifiestan problemas de sobreestrés, preocupaciones cotidianas y malas posturas a través de las contracturas musculares; y la lumbar por tener como misión el soporte de todo el peso del tronco, transmitido a las extremidades inferiores con las que se interrelaciona”.

Cervicalcias y lumbalgias
Las cervicalcias son las lesiones propias de la zona cervical, la más alta de la columna, que se compone de siete vértebras, “las más comunes se deben a sobrecargas musculares y/o malos hábitos posturales asociados normalmente a exceso de tensión nerviosa, siendo el bruxismo (apretar en exceso los dientes involuntariamente) y los mareos, vértigos y dolores de cabeza ejemplos cotidianos de ello. También pueden ser causadas por traumatismos, como el conocido síndrome del latigazo cervical, típico en accidentes de tráfico; o por caídas e impactos, así como por enfermedades como la artrosis o la osteoporosis”, nos dice el especialista. Cuando la lesión se localiza en la región lumbar —situada en la zona baja de la columna y formada por cinco vértebras—, se habla de lumbalgia, una dolencia que se revela como la segunda causa de consulta médica. “Las lumbalgias son debidas generalmente a sobreesfuerzos y malas posturas, y más especialmente cuando se realizan agachados y en acciones de carga. Otros factores a tener en cuenta son procesos degenerativos propios de la edad, el sobrepeso y la falta de elasticidad”, nos cuenta Díez.
Una patología muy común de la zona lumbar es la ciática, “producida por la compresión/irritación del nervio ciático por exceso de tensión muscular o por lesión articular lumbar o lumbo-sacra, pudiendo llegar a ser muy molesta, irradiando el dolor por toda la pierna hasta el pie”, señala.
El tratamiento osteopático para las cervicalcias y lumbalgias, “se adaptaría al tipo y localización de la lesión, ya que muchas veces el problema no viene de donde se manifiesta el dolor. Habría que aportar movilidad en todos los niveles de estructura corporal, estirando la musculatura, masajeando y tratando manualmente los tejidos blandos hasta manipular las articulaciones con el fin de liberarlas para que el cuerpo, que tiende a equilibrio, confort y economía por diseño natural, haga el resto”, explica Díez.

HERNIAS DISCALES
Pep Guardiola o Victoria Beckham son algunos de los famosos que sufren de hernia discal, un trastorno que produce intenso dolor de espalda. ¿Qué lo produce? El ostéopata nos lo aclara: “El disco intervertebral es una estructura compuesta por una parte central gelatinosa rodeada por otra fibrosa a capas (parecido al corte de una cebolla). Su misión es amortiguar las cargas y permitir la correcta movilidad entre las vértebras. Cuando dicha estructura gelatinosa se desplaza más allá de lo fisiológico hacia la raíz nerviosa vertebral, hablamos de hernia discal. Las hay más o menos graves y a veces solo se solucionan tras cirugía. Suelen ocurrir tras movimientos bruscos o esfuerzos excesivos en posturas incorrectas”, concluye el experto.

10 consejos para prevenir dolores de espalda
1.- Sentarnos correctamente formando dos ángulos de 90º (tronco-fémures y fémures-tibias/peronés).
2.- Agacharnos siempre manteniendo la espalda recta.
3.- No usar colchones blandos o deformados ni estirar demasiado la vida de los mismos.
4.- Usar una almohada fina durmiendo boca arriba y doble o ancha si dormimos de lado.
5.- Al sentarnos en el sofá procurar no quedar hundidos con las rodillas por encima de la zona lumbar.
6.- No abusar de peso en bolsos o mochilas y evitar cargas de un solo lado.
7.- Evitar el uso prolongado de zapatos de tacón y calzado excesivamente desgastado por el uso.
8.- Realizar actividades tipo yoga, pilates o taichi que nos aseguren una mínima elasticidad.
9.- Coger la sana costumbre de desperezarnos a diario las veces necesarias tras estar un rato sentados, tumbados, parados, etc.
10.- Hacer deporte sin impacto, como natación, bicicleta o simplemente caminar.

La importancia de los estiramientos
Más del 60% de los padecimientos de nuestra espalda vienen determinados por falta de elasticidad, “mantener elásticas aquellas zonas de mayor tensión es algo fundamental para la columna vertebral.
Si mantenemos un buen umbral de elasticidad rebajamos considerablemente el riesgo de sufrir muchos dolores. Las tablas con los ejercicios se prescriben de manera personalizada tras comprobar las restricciones de movilidad. Han de hacerse apoyados por los ciclos respiratorios y con buen nivel de concentración
para que la molestia propia al estirar se convierta en placer preventivo“, nos cuenta el osteópata, quien aconseja que consultes a tu terapeuta de confianza los estiramientos más indicados para ti.

Déjanos tus Comentarios