La entrada de Miriam Saavedra en »GH VIP» desestabiliza a Mónica Hoyos

Miriam Saavedra

La entrada de Miriam Saavedra dejó a Mónica al borde del llanto. / Mediaset.

Por fin Miriam Saavedra ha entrado en la casa de GH VIP. Ella lleva siendo concursante de pleno derecho desde el jueves pasado, pero el programa decidió que entrara el domingo durante el debate. De esta forma las sorpresas para los concursantes no parecen tener fin. Y así además el efecto que podría causar sobre Mónica Hoyos es mayor.

La presentadora pensaba que podía respirar tranquila en la casa, pero el programa tenía guardado este as en la manga. Y por supuesto las consecuencias no se hicieron esperar. Antes de dejar que Miriam entrara con el resto de compañeros, las dos mujeres tuvieron un encuentro a solas y, tal y como se esperaba, perdieron los nervios y acabaron insultándose sin pudor.

Sin espacio para el diálogo

Miriam Saavedra

El enfrentamiento entre ambas fue tal y como se esperaba que sería. / Mediaset.

Lo cierto es que, aunque ambas mujeres estaban en el mismo espacio y ambas hablaban, es imposible llamar conversación a lo que tuvieron. Cada una daba su versión, intentando hablar por encima de la otra y lo que finalmente pudimos ver, fue un guirigay de gritos y, suponemos, reproches.

Mientras Miriam dejaba salir toda su rabia, increpando a Mónica su poca carrera profesional, Hoyos mantenía silencio (relativo); esta es la forma con la que demuestra que es una profesional, algo que acusa a su ahora compañera de no ser. La tensión fue creciendo, las amenazas de demandas también. Al final ambas entraron a la casa y Miriam fue presentada al resto de compañeros mientras Mónica trataba de no llorar.

Carlos Lozano tiene para todos

Miriam Saavedra

En plató las cosas tampoco fueron más tranquilas. / Mediaset.

Antes de comenzar la aventura de Mónica, Carlos Lozano intercambió unas palabras con ella. Le dijo lo justo para que ella se enfadara y se quedara preocupada. Le acusó de estar «subidita». Minutos antes de que Miriam viajara a la casa, también pudo tener unas palabras con ella. Pronto su conversación giró a su historia de amor, y quién había traicionado a quién.

Una vez en plató y con las dos mujeres en la casa, Carlos no se mostró más tranquilo. De hecho protagonizó un encontronazo con Nagore Robles que terminó con un intento de la presentadora de poner paz. Lozano terminó lanzando una «puyita» a Sandra Barneda, diciéndole que tenía que controlar a sus colaboradores. Sandra, que no es tonta, entendió perfectamente por donde iba su compañero y, molesta, le espetó que «pensaba que eras más profesional».

Déjanos tus Comentarios