Mila y su divertido enfado de tras la «traición» de Patiño

Mila Ximénez sabe que, cuanto más gruñona se pone, más gracia le hace al público, y ella lo potencia. / Mediaset.

Mila Ximénez sabe que, cuanto más gruñona se pone, más gracia le hace al público, y ella lo potencia. / Mediaset.

Aunque no empezó con buen pie, parece que el final del concurso le está sirviendo a Mila Ximénez de medicina. Ahora que cada vez son menos y los ánimos están cada vez menos crispados, ha llegado el momento en el que la colaboradora estrella de Sálvame ha salido de la cama y está disfrutando del programa por fin.

Atrás han quedado lágrimas y llantos, ataques provocados por ser incapaz de aguantar a Hugo Castejón dándolo todo en la pista. Eso sí, que esté más calmada no quiere decir que pierda su esencia ya que, si algo caracteriza a Mila es ser capaz de llevar hasta el extremo una situación que en principio poco se podía exprimir. Pare el deleite de sus compañeros.

El divertido brote de Mila 

Ha tenido momentos de bajón, pero es en el humor donde Mila saca lo mejor de sí misma. / Mediaset.

Ha tenido momentos de bajón, pero es en el humor donde Mila saca lo mejor de sí misma. / Mediaset.

Todo comenzaba con un inocente mensaje de María Patiño a través de las redes sociales. «Cuando logras vivir como sientes, aún perdiendo… has ganado», escribía la periodista en su Twitter, etiquetando a Adara. Sin fecha y sin contexto, este mensaje pronto se convertía en el centro de una espiral imparable para Mila, quien aprovechaba para bromear sobre el tema.

Aunque al principio señalaba que su amiga es una romántica, pronto las palabras de Jordi González le hacían dudar. «¿María Patiño no era la defensora oficial de Mila Ximénez?», preguntaba el presentador conteniendo la risa. Mila, haciendo gala de su rapidez, recogía el guante y protagonizaba uno de sus famosos brotes, provocando que su compañera Adara estallara en carcajadas. «Yo es que estoy alucinado. Muchas gracias María, un beso a todos y si tengo trabajo me lo decís».

De un detalle, un mundo

El programa llega a su final y los nervios están a flor de piel. / Mediaset.

El programa llega a su final y los nervios están a flor de piel. / Mediaset.

Esta forma de perder los nervios poco a poco es muy habitual el Mila, ella es un animal televisivo y sabe que, cuando se va encendiendo, el público tiene diversión asegurada. Por ello, según iba escuchando las risas de sus compañeras y del presentador, continuaba, cada vez más enfadada. Aunque sea consciente de lo divertido de la situación, nadie puede negar que una parte de lo que decía lo sentía de verdad.

«¿Me queda alguien?», preguntaba entre la broma y la duda. «Porque como no ha venido nadie a verme… ¿Mi hermano está ahí? ¿Me sigue queriendo? ¿Hay alguien ahí? Aquí han venido novios, amantes, cuñados, tíos… ¡Y a mi no ha venido a verme ni Dios! Y encima Patiño dice «Adara ganadora». Luego dicen ríete, diviértete ¡baila! ¿Pero como no te vas a amargar?». Sin duda Mila sabe cómo conseguir que sus compañeros pasen un buen rato y por fin ha sido capaz de demostrarlo.

Déjanos tus Comentarios