Abrimos el joyero real: ¿qué tiara lucirá Meghan Markle en su boda?

Meghan Markle posa en un acto celebrado en Nueva York hace un año.

La boda de Meghan Markle y el príncipe Harry está más cerca que nunca. Apenas queda un mes para el acontecimiento y el Reino Unido, y casi todo el planeta; está ansioso por conocer todos los detalles sobre este enlace. El broche de oro a una romántica historia de amor entre un aristócrata británico y una actriz estadounidense. Aunque no son los primeros (Grace Kelly y Rainiero de Mónaco son uno de los ejemplos) esta unión de tradición y modernidad genera gran expectación.

Una de ellas es el vestido de la novia. Mucho se ha comentado sobre esta incógnita: ¿cuál será su estilo? ¿Qué diseñador lo creará? Sin embargo a ese esperado diseño nupcial le falta una parte muy importante. La tiara o diadema que Meghan elegirá para este gran día. El joyero de la Casa Real de Reino Unido pone a su disposición más de tres siglos de joyas únicas. Todas de un valor histórico y económico de incalculable valor. Una elección que además podría tener mucho simbolismo. Además de la monarquía, los Spencer (la familia de Diana de Gales) podría dejar a la que hubiera sido nuera de Lady Di sus piezas. Quizás no tantas, ni tan valiosas; pero igual de espectaculares y, sobre todo, sentimentales.

La tiara de Diana de Gales

Meghan Markle

La princesa Diana en una imagen el día de su boda.

Se tratan de piezas únicas que, según el protocolo, solo pueden lucir las mujeres casadas. Por ello todavía no hemos visto a Meghan Markle lucirla en público. “No veremos a la estadounidense con una tiara hasta el día de su boda. La etiqueta real dicta que solo las damas casadas pueden lucir una joya así”, avanzaba una experta en realeza en los medios de comunicación ingleses. Antes, una corona, diadema o tiara, era un símbolo de estatus para damas aristócratas. Pero también una señal de que estaban casadas y no estaban disponibles para los caballeros.

La propia princesa, madre de los príncipes Guillermo y Harry, eligió la tiara de su familia para contraer matrimonio con Carlos de Inglaterra. La tiara Spencer es una creación en oro y plata, con diseños florales y de estrellas; y cuenta cinco diamantes centrales. Una pieza que se ha ido enriqueciendo a durante más de 200 años de historia por varias mujeres de la familia noble. La primera joya data del siglo XVIII; y, aunque la lucieron varias mujeres Spencer tras la boda de Lady Di, no se ha vuelto a ver de forma pública desde el fallecimiento de la princesa. Si la futura princesa eligiera esta para su boda, no cabe duda de que sería un gran homenaje a la madre de su marido. 

La tiara “el nudo de los amantes”

Meghan Markle

Los duques de Cambridge en una imagen de archivo.

Meghan Markle también podría decantarse por este diseño, con perlas y diamantes, creado por la prestigiosa firma joyera Garrads. Lady Eve Greville y las damas de alta sociedad recaudaron fondos para adquirir esta valiosa pieza para la princesa Mary en 1893. Todo ello como regalo por su boda con el futuro rey Jorge V. Varios años después, en 1947, la reina Mary regaló la tiara a su nieta, Isabell II, por su boda con Felipe de Edimburgo. Una tradición que la monarca continuó cuando se la regaló a Diana de Gales. Aunque tras su divorcio del príncipe Carlos, la joya regresó a las manos de la Reina.

La corona está compuesta por 19 arcos de diamantes que tienen a su vez perlas en forma de gota. Una creación única que busca simbolizar el amor eterno. La pieza, de lo más romántica, ha sido utilizada por Kate Middleton en varias ocasiones; como en el Remembrance Day de 2016 y 2015. Una de las joyas que más usó Diana en su tiempo como princesa de Gales.

La diadema Fringe

Meghan Markle

La entonces princesa Isabel en la abadía de Westminster durante la celebración de su boda.

Se trata de una tiara que lució la reina Isabel II en su boda con el príncipe Felipe de Edimburgo en 1947. Un diseño, al estilo ruso, también conocida como la tiara de los Romanov. Precisamente fueron ellos, la familia imperial rusa de los Romanov, los que pusieron de moda estos diseños. Las zarinas cayeron rendidas a las tiaras con forma kokoshnik (rayos de sol).

Alejandra de Dinamarca, princesa de Gales, la introdujo en Reino Unido cuando pidió en 1830 una pieza igual a la de su hermana, entonces emperatriz de Rusia. La diadema está compuesta por 60 barras verticales de diamantes, que forman un sol; puede ser usada como tiara o como collar. A día de hoy continúa siendo una de las tiaras preferidas de la Reina inglesa. Además de ser lucida en bodas reales, como la de la princesa Ana en 1973.

La difícil decisión de Meghan Markle

¿Cuál es el verdadero nombre de Meghan Markle?

La futura aristócrata tiene ante sí una difícil decisión.

Una larga lista de joyas a la que se suman otras piezas como la tiara griega. Una joya que perteneció a la princesa Alicia de Grecia, madre de Felipe de Edimburgo. La aristócrata helénica se la regaló a la Isabel II por su boda. Otra opción, muy sencilla en su ornamentació,n sería la tiara rosa de Strathmore. Una diadema con un diseño muy sofisticado y minimalista que perteneció a la Reina Madre, bisabuela de Harry. Su padre, el conde de Strathmore, se la regaló cuando contrajo matrimonio en 1926 con el duque de York, futuro Jorge VI.

Sin duda se trata de piezas muy especiales. Aunque si Meghan quisiera, podría tener un diseño original para ella. Se trataría de una creación nueva en lugar de un préstamo de la Corona. Así ocurrió en el caso de Sophie Rhys-Jones y Sarah Ferguson. Ambas lucieron tiaras especialmente diseñadas para su enlace. ¿Abrirá Meghan Markle finalmente el joyero real? Hagan (como ya han hecho los británicos) sus apuestas.

Déjanos tus Comentarios