Meghan Markle y el príncipe Harry han elegido a los padrinos de su bebé

Meghan Markle celebra su primer cumpleaños como duquesa de Sussex

Meghan Markle y el hijo de Lady Di en un partido de polo.

Está en el ecuador del embarazo. Hasta la próxima primavera Meghan Markle no tendrá en brazos a su bebé, cuyo sexo aún se desconoce. Sin embargo, inundados por la ilusión y la inquietud propia de dos padres primerizos, la duquesa de Sussex y el príncipe Harry de Inglaterra ya han comenzado con todos los preparativos para la llegada de su hijo

El matrimonio, que se dio el “sí, quiero” el pasado mes de mayo en una impresionante boda de cuento, ya ha recibido varios regalos de admiradores, amigos y diferentes familiares. Por supuesto, también han hecho alguna compra para el nuevo miembro de los Windsor, cuyo nacimiento es un acontecimiento muy comentado entre los británicos.

Unos amigos muy especiales para Meghan Markle y el príncipe Harry

Meghan y Harry, ¿vacaciones con Amal y Geoge Clooney?

Los Clooney fueron muy aclamados en la boda de Meghan y Harry.

Aunque aún queda mucho tiempo para la llegada, sus padres no quieren dejar nada al azar. Son previsores y por eso ya están hablando no solo del alumbramiento sino también de los detalles del bautizo. Sus agendas están muy apretadas y quieren pensar con antelación cada paso que dan referente a su primer hijo.

Así, el matrimonio ha decidido ya quienes serán los padrinos del bebé. Se han decantado por prescindir de miembros de la familia y han optado por dos amigos muy mediáticos: George Clooney y Amal Alamuddin. Según recoge el Daily Mail, el actor y la abogada acompañarán en el altar a la pareja y al bebé en la ceremonia de bautismo.

Un cambio de rumbo

Kate Middleton y Meghan Markle en un partido de tenis.

Aunque son previsores, en casa aún no tiene instalado nada ni han montado la habitación. Cabe recordar que Harry y Meghan se encuentran en plena mudanza. En solo unas semanas, a comienzos de 2019, está previsto que se instalen en Frogmore Cottage, abandonando así el Palacio de Kensington. Todo apunta a que este inesperado cambio se debe a una mala relación entre la protagonista de Suits y su cuñada, Kate Middleton.

Su nueva vivienda, ubicada muy cerca del emblemático castillo de Windsor, está rodeado de Naturaleza. Un escenario que a los duques de Sussex les gusta para la infancia de su bebé. Además, podrán recibir visitas ya que dispondrán de diez habitaciones, guardería y gimnasio.

Déjanos tus Comentarios