Descubre cómo se logró la imagen más romántica de Harry y Meghan

Meghan Markle y Harry fotografía oficial

Meghan Markle y el príncipe Harry siguen dando de qué hablar tras su boda. Un enlace nupcial que dio la vuelta al mundo. Cinco días después del enlace, aún se siguen comentando detalles de la boda del año. Así, el fotógrafo oficial del gran día de la pareja también ha desvelado alguna curiosidad. En este sentido, Alexi Lubomirski ha comentado las fotografías oficiales de la pareja, ya como marido y mujer. Entre ellas, la más llamativa es la que tomó de los recién casados en la escalinata del Castillo de Windsor.

En su fotografía más íntima, Meghan Markle y el príncipe Harry parecen relajados y felices. Pues bien, ¿cómo logró Alexi Lubomirski captar este instante? Él mismo lo ha contado en declaraciones a los medios británicos. “Ella, sencillamente, se desplomó entre las piernas de él. Entonces, comenzaron a bromear y a reírse porque ellos estaban realmente exhaustos. Finalmente, todo había pasado. Ellos se miraron el uno al otro y simplemente, reían. Fue un momento muy bonito“, reveló a la BBC.

Meghan Markle y sus pajes, conquistados por el fotógrafo

Harry y Meghan y pajes

La sonrisa pícara del príncipe George no fue fruto de la casualidad, sino del trabajo del fotógrafo.

Otra de las fotografías más llamativas es la de Meghan Markle y su marido rodeados por sus pajes y damas. Todos sonríen, especialmente, el príncipe George. Sí, los pequeños estaban contentos, pero no solo por la boda y la celebración. “¿Quién quiere Smarties?“, esa fue la frase mágica para lograr la instantánea.

En un momento dado, oí a los niños al fondo. Estaban inquietos, había un poco de caos. Entonces, escuché la palabra “Smarties”, golosina muy típica en Reino Unido. Para tranquilizarles, sus familiares les estaban sobornando con un smartie por aquí, uno por allí…“, explicó el fotógrafo.

Meghan Markle y principe Harry y familia

En definitiva, cuando le tocó el turno a damas y pajes de posar con los novios, Alexi Lubomirsk lo tuvo claro. Una vez colocados en su sitio, les preguntó: “¿Quién quiere Smarties?“. Y acertó. “Todo el mundo sonreía, incluso los adultos, fue nuestra palabra mágica del día así que… gracias smarties”.

Déjanos tus Comentarios