Por qué el hijo de Meghan Markle se apellida Mountbatten

Meghan Markle y su hijo Archie Harrison-Mountbatten

Archie Harrison Mountbatten-Windsor, el día de su presentación oficial. Posó para los medios junto a sus padres, Meghan Markle y el príncipe Harry.

El hijo de Meghan Markle y el príncipe Harry era uno de los bebés más esperados. Y es que todo lo relativo a su nacimiento fue un misterio por expreso deseo de sus padres. Estos ya anunciaron en su día que mantendrían los detalles en privado, y que celebrarían su llegada en familia antes de presentarlo al mundo. Así fue.

El primogénito de Meghan Markle y Harry vino al mundo el pasado 6 de mayo. Dos días después, Archie posaba con sus padres, por primera vez en público, en el Castillo de Windsor. Los detalles sobre dónde nació finalmente no se hicieron públicos. Lo que sí conocimos tan solo unas horas después de la presentación oficial fue su nombre: Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

El hijo de Meghan Markle y Harry utilizará el apellido Mountbatten-Windsor en lugar de un título oficial

Reina Isabel y Felipe de Edimburgo, bisamuelos de Archie

Isabel II determinó en 1960 que sus descendientes también llevarían el apellido de su marido, Felipe de Edimburgo.

Una de las sorpresas de la llegada del hijo de Meghan Markle fue su nombre. En las apuestas Archie no era uno de los favoritos ya que no existe tradición del mismo dentro de la familia real. Además, al anunciar su nombre como Archie Harrison Mountbatten-Windsor, quedaba claro que, por ahora, el pequeño no tendrá título real alguno ni empleará uno nobiliario.

Archie tampoco será conocido por el título de sus padres. Podría haber sido Archie Harrison de Sussex, igual que los hijos de Kate y Guillermo utilizan como apellido el título de sus padres. Así, son conocidos como George, Charlotte y Louis de Cambridge. En su lugar, el pequeño tendrá como apellidos Mountbatten-Windsor, compuesto por el apellido del duque de Edimburgo y el de la reina Isabel.

El apellido que causó más de un quebradero de cabeza a la Reina

Meghan Markle y Harry con Archie

Meghan Markle y el príncipe Harry han decidido que su hijo no tenga, al menos de momento, ningún título real.

Aunque cuando la reina Isabel se casó con el duque de Edimburgo en 1947, la mujer adoptaba el apellido de su marido, no fue este el caso. Al fin y al cabo, ella estaba destinada a ser la soberana, y el gobierno prefería que Felipe no le hiciera sombra alguna, tampoco en este aspecto. En 1952, ya convertida en Reina, ella decidió que su casa sería conocida como Windsor, apellido por el que serían conocidos sus hijos y descendientes.

La decisión no le sentó nada bien a Felipe de Edimburgo. Fruto de su frustración llegó a decir: «No soy más que una maldita ameba. Soy el único hombre en el país al que no se permite dar su apellido a su propio hijo». Finalmente, en 1960, la Reina determinó que sus descendientes directos, aquellos que no fueran herederos ni llevaran títulos reales, adoptarían el apellido Mountbatten-Windsor. Ese es, ni más ni menos, que el caso de Archie Harrison, primogénito de Meghan Markle y Harry.

Déjanos tus Comentarios