La casa de Meghan Markle y el príncipe Harry podría estar encantada

Meghan Markle

La reina Isabel II durante el enlace de su nieto Harry con Meghan Markle.

Meghan Markle y el príncipe Harry en su compromiso pidieron a todos sus invitados que no hicieran regalos tradicionales y materiales. Ellos preferían que realizaran donaciones a ONG o a obras de caridad. Pero la reina Isabel II nunca sigue la norma. Ella decidió sorprender a los recién casados con un regalo muy inesperado.

La reina Isabel II ha decidido regalarles una impresionante mansión. York Cottage, el nuevo hogar de la pareja, podría ser una casa encantada repleta de algunos fantasmas. Un titular del Daily Mail calificaba la mansión de “fea, embrujada y despreciada”. Podemos estar ante el escenario de una auténtica película de miedo.

Una casa con mucha historia para Meghan Markle

Meghan Markle york cottage

Esta es la espectacular casa que la reina Isabel II ha regalado a su nieto. / Redes Sociales.

La monarca ha cedido a su nieto y a su esposa una de las residencias que están ubicadas dentro de su casa de campo de Sandringham House. York Cottage hasta ahora había sido utilizada como oficina de bienes. Esta casa en una herencia del rey Jorge, padre de la reina Isabel.

Ante los rumores de que en la casa podría habitar un fantasma, los duques de Sussex se han mostrado muy tranquilos. El fantasma podría ser el espíritu de El Príncipe Alberto Víctor (príncipe Eddy). Eddy fue duque de Clarence y Avondale y murió el enero de 1892. Precisamente dentro de la casa, con tan solo 28 años de edad. Eddy fue víctima de una fuerte neumonía.

El fantasma Eddy

Meghan Markle

El Príncipe Harry y su esposa Meghan después de darse el sí quiero.

Según la tradición victoriana se debe mantener exactamente todo como estaba. Todos los elementos en el lugar que se encontraban en el momento de la muerte. Tradición que ayuda a mantener la memoria del ser querido que ha fallecido. Los restantes residentes de la mansión, tras la muerte de Eddy, mantuvieron su habitación tal y como estaba, como si fuera un santuario.

Las leyendas cuentan que el espíritu de Eddy aun reside allí. Cuando la princesa Mery contrajo matrimonio con el hermano menor del que fuera su prometido se mudaron allí. Estos afirmaron que no había  ningún fantasma. Pero sin duda la sensación de que el espíritu de Eddy sigue unido a York Cottage es muy real. Aunque no todos los regalos gusten, seguro que Meghan y Harry no ponen pegas al presente recibido por la reina Isabel II.

Déjanos tus Comentarios