Meghan Markle: aluvión de críticas por su trabajo para Vogue

Meghan Markle editora invitada VOgue

Meghan Markle ha colaborado con la edición británica de Vogue durante siete meses.

Meghan Markle no levanta cabeza, al menos, en cuanto a críticas se refiere. Así, la duquesa de Sussex está recibiendo una auténtico varapalo por parte de sus detractores. Esta semana, la cuenta oficial de Instagram de los duques de Sussex ha anunciado la colaboración de Meghan con la edición británica de Vogue en calidad de editora invitada.

Durante los últimos siete meses, Meghan Markle ha trabajado codo con codo con el editor jefe de British Vogue, Edward Enninful. Juntos han ideado un número llamado «Fuerzas del Cambio». De este modo, la portada está protagonizada por mujeres a quienes la duquesa de Sussex admira. En total son 15 mujeres que destacan por se motor de cambio en la sociedad actual, que de algún modo «rompen barreras». Entre ellas están Greta Thunberg, Jacinta Ardern o Jane Fonda.

Meghan Markle no quiso aparecer en la portada

Meghan Markle portad

En la imagen hay 16 recuadros, 15 ocupados por mujeres «motores de cambio» y una que simboliza un espejo y, por tanto, a cada lector que tenga el número entre sus manos.

Aunque desde Vogue le plantearon a Meghan Markle la posibilidad de salir ella misma en la portada, la duquesa de Sussex lo rechazó al considerar que podría ser considerado «presuntuoso». En su lugar, propuso que apareciese un espejo para que cada lector se vea de algún modo reflejado como parte del motor de cambio que son para ella las mujeres que protagonizan la portada.

El número de septiembre de British Vogue -el más leído cada año- incluye, además, una entrevista de Meghan Makle a Michelle Obama, exprimera dama de Estados Unidos. También, una conversación entre el príncipe Harry y la primatóloga Jane Goodall, a quien la duquesa de Sussex ha admirado desde que era una niña.

El trabajo de la duquesa de Sussex, a debate

Meghan Markle editora de Vogue

El príncipe Harry ha apoyado al máximo a su mujer en este nuevo trabajo como editora.

Como todo lo que hace o dice la cuñada de Kate Middleton, este trabajo ha sido analizado con lupa. Al parecer, la duquesa habría estado trabajando en este número durante los últimos siete meses, por lo que habría coincidido con su baja maternal. Cabe recordar que Meghan Markle dio a luz a su hijo Archie el pasado mayo. En este sentido, ciertos críticos apuntan a que el hecho de estar de baja le sirvió de excusa para no estar en la cena de estado en honor al presidente Donald Trump. También se ha criticado, y mucho, que la reina Isabel no aparezca en esa portada como una de las mujeres más admiradas.

Aparte, se le reprocha que un miembro de la familia real no debe inmiscuirse, ni aunque sea sutilmente, en temas políticos o que puedan resultar controvertidos. La norma de la realeza es no expresar opiniones en público, pero todo apunta a que la duquesa seguirá hablando abiertamente de activismo y empoderamiento femenino. Meghan Markle está, a estas alturas, más que acostumbrada a generar polémica.

Déjanos tus Comentarios