La relación entre Meghan Markle e Isabel II, ¿no tan idílica como la venden?

La relación entre Meghan Markle e Isabel II podría no ser tan idílica como nos la han vendidoLa relación entre Meghan Markle e Isabel II podría no ser tan idílica como nos la han vendido

La relación entre Meghan Markle e Isabel II podría no ser tan idílica como nos la han vendido.

Desde que Meghan Markle llegó a la familia real británica parecía haber encontrado un gran apoyo por parte de todos. No es para menos ya que el príncipe Harry se habría encargado de dejar claras las muchas bondades de quien ahora es su mujer y futura madre de sus hijos.

Por ello no resultó extraño ver la gran complicidad con la que le acogía en la familia Isabel II. La Reina solo tenía sonrisas para la pareja de su nieto preferido. Sin embargo ahora diferentes medios han recogido algunas anécdotas que demuestran que no todo ha sido un camino de rosas en la relación entre las dos mujeres de la vida de Harry.

¿Problemas?

Todos los detalles del look nupcial de Meghan Markle

La tiara que lució Meghan en su boda fue motivo de conflicto entre Isabel II y el príncipe Harry.

Al parecer, uno de los motivos de conflicto fue el traje de boda de Meghan Markle. La Reina no puso ninguna pega al maravilloso vestido pero, según afirma The Sun, fue la tiara la que creó un conflicto entre ellas. Este medio asegura que Meghan en realidad quería lucir la tiara de esmeraldas que llevó Eugenia de York en su boda poco después, algo con lo que Isabel II no estaba conforme.

Tampoco era partidaria de que Markle llevara velo. Le parecía inapropiado, ya que esta es el segundo matrimonio de la actriz. Al final se tomó una decisión muy salomónica: Meghan escogió entre las tiaras que Isabel II le propuso, pero llevó el velo, tal y como era su deseo. Eso sí, este entendimiento llegó tras una reprimenda de la soberana a su nieto. Pero esta no fue la única. Isabel II también tuvo que llamar la atención a su nieto días antes de su boda ya que la tensión del enlace pasó factura a su comportamiento. Al parecer habría increpado a los trabajadores de Bukingham con un “lo que Meghan pida, lo tendrá”. Esto no gustó nada a su abuela.

Una renuncia por sorpresa

La relación entre Meghan Markle e Isabel II podría no ser tan idílica como nos la han vendido

La renuncia de Melissa ha pillado por sorpresa y todavía se desconocen los motivos.

El enlace fue uno de los motivos de mayor tensión para la pareja. Todo tenía que ser perfecto y eso provocó situaciones complicadas. Una de las encargadas de lidiar con ellas fue Melissa, asistente personal de Meghan que, sin previo aviso, ha renunciado a su puesto. Desde el palacio de Kensigton están planeando un homenaje en su honor para agradecerle su labor, pero todavía no han trascendido los motivos que le han llevado a tomar esta decisión.

Déjanos tus Comentarios