Máxima de Holanda, perfecta en su vuelta al trabajo

Máxima de Holanda, sonriente y feliz, en un nuevo acto público.

Máxima de Holanda, sonriente y feliz, en un nuevo acto público.

Máxima de Holanda es habitualmente una de las royals europeas más activas en cuanto a su asistencia a eventos se refiere. Tras disfrutar de unas vacaciones en Grecia con su marido, el rey Guillermo, y sus hijas, Máxima ha vuelto a la esfera pública. 

La reina de los países bajos ha retomado su agenda oficial con varios eventos públicos por todo el país. Su principal objetivo es conocer de primera mano el impacto que ha provocado el COVID-19 en diferentes localidades y apoyar a la música.

Máxima de Holanda: imparable

La mujer del rey Guillermo siempre tiene el look perfecto para cada ocasión.

La mujer del rey Guillermo siempre tiene el look perfecto para cada ocasión.

Su primera aparición fue en el centro comunitario Thuis West, en Rotterdam. Allí volvió a demostrar que es todo un icono de estilo gracias a un total look en blanco que le permitió presumir de bronceado.

Días después se desplazaba hasta el centro de cuidados Zorgmies, en Zwijndrecht, para conocer de primera mano el impacto del COVID-19 en las familias de la zona. Una visita muy importante para ella, ya que el matrimonio real holandés se ha implicado mucho durante toda la pandemia. Para su visita a las familias de Zwijndrecht, la argentina optó por un vestido paisley, que combinó con botas altas y cinturón trenzado ambos en color negro. 

Siempre perfecta 

La reina de los Países Bajos en el Día Nacional de la Música

La reina de los Países Bajos en el Día Nacional de la Mesa de Música

Imparable, la mujer del Rey Guillermo continúa con su periplo por los Países Bajos. Su última aparición pública hasta el momento, fue en un concierto escolar para conmemorar el Día Nacional de la Mesa de Música, organizado por la Fundación más música en el aula, en el municipio costero Katwijk junto a un grupo de niños.

Máxima optó para este evento público por un elegante vestido de seda floral en tonos blanco, azul y gris, con cuerpo entallado y falda de vuelo. Un outfit perfecto que volvió a completar con complementos extragrandes y un pañuelo anudado al cuello y a juego con el vestido.

Déjanos tus Comentarios