Máxima de Holanda y Kate Middleton, impecables en Ascot

Máxima de Holanda y Kate Middleton, impecables en Ascot

Máxima de Holanda y Kate Middleton presumen de tener una gran sintonía.

Un día después de la investidura del rey Felipe como Caballero de la Orden de la Jarretera en Windsor, ha tenido lugar otro importante acontecimiento en Reino Unido. Concretamente en Ascot, donde se ha inaugurado la 308º edición de la emblemática competición de carreras. Un evento al que, como no podía ser de otra manera, han asistido numerosos royals, destacando la presencia de Guillermo y Máxima de Holanda y los duques de Cambridge.

El pasado lunes, el Castillo de Windsor era testigo de la complicidad existente entre Kate, Máxima y la reina Letizia. Las tres protagonizaron instantáneas en las que, muy sonrientes, charlaban animadamente. Para la ocasión, la reina Letizia optó por un diseño de la marca sevillana Cherubina en blanco y negro y un tocado de la misma firma. Mismos colores por los que se decantó Kate Middleton en su atuendo.

Duelo de estilo royal

Máxima de Holanda y Kate Middleton, impecables en Ascot

Los reyes de Holanda derrocharon complicidad y gestos de cariño en Ascot.

En esta ocasión, la mujer del príncipe Guillermo escogía un estilismo de la firma Elie Saab, formado por una blusa azul bebé de manga larga con transparencias y bordados en macramé y falda de plumeti en el mismo color. Como dicta el protocolo, llevaba un gran tocado, firmado por Philip Treacy y pendientes de Kiki McDonough. Un look romántico muy en la línea de Kate con el que, sin duda, acertaba.

Y como ella, la que no pasó desapercibida es Máxima de Holanda, que en el pasado evento de la Orden de la Jarretera, ya se convirtió en la absoluta ganadora de este «duelo de estilo royal». Haciendo gala de su habitual simpatía, la argentina se decantaba por un vestido de la firma Natan en color tostado, pero lo que se llevaba todas las miradas era su tocado.

Máxima de Holanda, espectacular

Máxima de Holanda y Kate Middleton, impecables en Ascot

Ascot se antepone como un auténtico escaparate de originales y divertidos tocados.

Un enorme diseño de rafia que cubría gran parte de su rostro, adornado con tules y numerosas flores de tela. Sus pendientes, estaban realizados con diamantes desmontados de la histórica tiara Stuart. Y como perfecto complemento a su look, una enorme sonrisa de la que no se deshizo durante de toda la competición, a pesar de que la lluvia amargase la parte final de la jornada.

La reina Isabel II, anfitriona de este evento, escogía, al igual que su nuera, el color azul bebé para su estilismo. Pero no era la única, otras royals como Eugenia o Beatriz de York también elegían el azul. En cualquier caso, a quien no pudimos ver en Ascot fue a nuestros Reyes, pues hoy mismo se conmemoran en nuestro país sus cinco años de reinado con un acto oficial.

Déjanos tus Comentarios