Máxima de Holanda planta cara al coronavirus

Maxima de Holanda ante el coronavirus

Máxima de Holanda ha vuelto al trabajo tras varios días aislada.

Máxima de Holanda ha retomado su agenda oficial. Tras varios días de cuarentena en el Palacio Huis ten Bosch de La Haya, su residencia oficial, salió de palacio. No en vano, tanto su marido, el rey Guillermo, como ella, pretenden conocer de primera mano los estragos que está causando la pandemia de coronavirus en Los Países Bajos.

Así, mientras el Rey  ha estado visitando hospitales  como el de Tiburgo, ella ha estado en la plantación Zuidbaak, en la ciudad holandesa de Honselersdijk. Allí se encontró con horticultores, que le expusieron los problemas que atraviesan debido al coronavirus. Y es que en los Países Bajos, la demanda de productos hortícolas ha caído considerablemente en las últimas semanas.

Máxima de Holanda cumple el protocolo de seguridad

Máxima de Holanda ante el coronavirus

La reina holandesa se protegió con guantes e hizo un saludo genérico sin estrechar manos.

Máxima de Holanda, con look discreto para la ocasión, sin los llamativo colores a los que nos tiene acostumbrados, cumplió con las normas de seguridad básicas para evitar posibles contagios. Vestida con un impecable traje de chaqueta en color camel, no se quitó los guantes que llevaba en ningún momento. Asímismo, evitó estrechar manos, limitándose a juntar las suyas e inclinar ligeramente la cabeza a modo de saludo.

Para la reina de los Países Bajos, la visita a esta plantación suponía su vuelta al trabajo fuera de palacio. Sin embargo, desde su residencia también han brindado apoyo a los profesionales que lidian con la pandemia en primera línea. De hecho, las imágenes de Máxima y Guillermo de Holanda aplaudiendo a los sanitarios desde el balcón de su casa dieron la vuelta al mundo.

La reina holandesa, preocupada por el efecto de la pandemia en la economía

Máxima de Holanda visita una plantación.

La reina holandesa visitó la plantación de Zuidbaak, en Honselersdijk.

En la plantación de Zuidbaak, Máxima de Holanda conoció de primera mano las consecuencias de la pandemia en el el sector y se interesó por conocer qué medidas podrían aliviar la complicada situación que atraviesan los horticultores.

El próximo abril será, sin duda, un mes muy diferente a otros años para la familia real holandesa. No en vano, es en abril cuando celebran con los holandeses el conocido como Día del Rey, que se celebra el 27 de abril y que en esta ocasión ha sido cancelado. El 30 de abril, además, Máxima y Guillermo Alejandro de Holanda cumplen siete años de reinado. Por supuesto, si hay celebración, será en la intimidad.

Déjanos tus Comentarios