Marta Sánchez, de escapada veraniega con su ”gran amor”

Marta Sánchez dio una lección de estilo en su escapada estival.

Reconoce que estar varios años en Estados Unidos ha hecho que su vida dé un giro radical. Ahora valora más que nunca todo lo que tiene que ver con sus raíces, con nuestro país. Por eso Marta Sánchez no ha salido de España ni siquiera en las vacaciones sino que ha optado por instalarse en uno de los paraísos nacionales, Gran Canaria. En las playas de la isla ha lucido espectacular en traje de baño. Allí, ha quedado claro que no solo es una de las mejores voces del panorama internacional, sino también una de las mujeres más deseadas.

“Me cuido mucho. Me mantengo haciendo ejercicio todas las mañanas. Estoy media hora con unas gomas. Hago una tabla que incluye remo, triceps, espalda…”, ha asegurado en alguna ocasión. Tan disciplinada es que incluso se lleva estas herramientas a las vacaciones para seguir adelante con esta favorable rutina. Además, vigila su alimentación ya que quiere estar en plena forma para dar lo mejor de sí misma sobre el escenario.

Siguiendo sus pasos

Marta y su hija están aún más unidas desde que vivieron en Estados Unidos

En esta breve escapada que ha podido hacer entre concierto y concierto de su gira, Marta ha contado con la mejor compañía posible: la de su hija. Con 15 años, Paula es heredera de la belleza de su madre. Además, también adora la música a pesar de que sus gustos son diferentes.
“Le gusta la fotografía, el baile, la música… Dice que quiere meterse ya a estudiar música pero yo quiero que tenga antes una formación básica buena. Luego que se dedique a lo que le gusta“, comentaba.

“Es verdad que tiene muy buena afinación, impresionante. Eso lo ha heredado de mi padre y de mí. Además tiene una capacidad de almacenaje musical… No sabes la cantidad de letras de rap que se sabe. También escucha mucha música latina. Sus ídolos son artistas como Drake, Bad Bunny, Rihanna, Maluma… A ratos también es fan de Marta Sánchez (risas)”, nos comentaba orgullosa recientemente.

Enorme complicidad

Marta mira con orgullo a su niña, que tiene ya 15 años.

Haber estado solas en Miami no ha hecho sino unirlas. Allí pasaban más tiempo juntas que en España, donde la agenda de Marta ha sido frenética siempre. “Ella es una niña muy inteligente y, aunque no le gusta demostrar que entiende cosas, por rebeldía y orgullo, sabe que soy luchadora, que mis ausencias son por nosotras, nos reconocía. “Paula está en la adolescencia pero es sensata, sociable, alegre, sonríe todo el día, hace amigos… Con eso, para mí ha triunfado”, presumía.

Marta dice sentirse orgullosa de cómo lo ha hecho con su hija. Comenta que deja que Paula cometa sus propios errores sin dejar nunca de aconsejarla, incluso en el terreno amoroso. Mi hija liga mucho y tiene muy buen gusto, explicaba divertida la artista, que tras numerosas experiencias sentimentales tiene muy claro lo que quiere y lo que no si hablamos de amor. “Ahora mismo tengo un nivel de exigencia un poco impertinente por mi parte”.

Déjanos tus Comentarios