Mario Casas: adelgazar y engordar hasta el extremo por trabajo

Mario Casas: adelgazar y engordar hasta el extremo por trabajo

Mario Casas se sincera con nosotros sobre sus últimos retos.

Estrena Bajo la piel del lobo, acaba de rodar El fotógrafo de Mauthausen y disfruta de una temporada de calma hasta primavera, que volverá a la tele con una nueva serie. Sobre este y otros asuntos hablamos con Mario Casas, quien, como el buen vino, gana con los años.

En Bajo la piel del lobo tu personaje es pura testosterona… Hablé mucho con el director de la película sobre la similitud del hombre con el animal. Cuando un animal va a tener relaciones sexuales, no piensa. Sólo quiere satisfacerse o procrearse. Mi personaje no fuerza a las mujeres a mantener relaciones sexuales; pero no se plantea si ellas están preparadas o no, si les apetece o no. No sabe hacerlo de otra manera.

«Cuando pesaba diez kilos más le gustaba más a las mujeres«, afirma entre risas Mario Casas.

Engordaste mucho para convertirte en cazador y luego adelgazaste hasta 24 kilos para interpretar El fotógrafo de Mauthausen. ¿Te costó? En esta última película doy vida a un fotógrafo español, republicano, que estuvo recluido en un campo de concentración por los nazis. Primero volví a mi peso y adelgacé unos 12 kilos. Y luego tuve que perder otros tantos para ese papel. Para engordar no hay problema. Comes y bebes por tu cuenta, sin más. Además coincidió que había dejado de fumar. Un hombre rudo no podía ser atlético, como yo.

¿Y para bajar de peso? Hice dieta y mucho deporte y en verano volví a mi peso normal. Pero para El fotógrafo de Mauthausen tenía que estar famélico.

Mario Casas en una imagen subida por él mismo a Instagram durante El fotógrafo de Mauthausen/ Redes sociales.

Mario Casas en una imagen subida por él mismo a Instagram durante El fotógrafo de Mauthausen/ Redes sociales.

¿No temes que te perjudique la salud? Pues sí, pero qué le vamos a hacer. Cuando estaba gordo me sentía poco ágil, todo lo contrario a lo que soy yo. Y por bajar peso, además del hambre que pasé, mantengo una ansiedad permanente por tomar azúcar. Durante cuatro meses estuve obsesionado con los bollos y el dulce. Y ahora, cuando hago mucho deporte, el cuerpo me pide chocolate, hasta el punto de levantarme de la cama y acercarme a una gasolinera para comprarlo. Por lo demás, me siento sano.

¿Para cuándo tu vuelta a la tele? Seguramente en primavera, en mayo. Todavía no está cerrado el contrato y no puedo decir nada, pero tengo una oferta en firme para una serie de ocho capítulos.

«Engordar fue una maravilla, es lo que mejor que te puede pasar. Comer, beber y no hacer deportes...», apunta Mario. 

Hace tiempo dijiste que te gustaría dirigir una película. Sí, me gustaría, pero es complejo. Tengo que empezar por hacer cortos y con una idea afín a mí. Lo más difícil es tener una buena idea y que un guionista lo plasme en papel tal y como tú lo concibes.

¿Cómo ves a tu hermano Óscar en Cuéntame? ¿Te pide consejo? No me pide consejo, pero me pregunta cosas y, si puedo ayudarle, le ayudo, claro está. Noto su admiración y yo le veo a él como una maravilla, una persona muy pura, con un carácter estupendo y muchísimo talento. Tiene un carisma especial. Ahora no me pierdo un capítulo de Cuéntame (risas).

mario casas liga más estando gordo

Su familia es ahora su prioridad. En la imagen junto a su hermano Óscar, de quien declaró que «es mejor actor que yo«/ Redes sociales.

Ejerces de hermano mayor del pequeño Daniel. ¿Te has planteado la paternidad? Va a cumplir tres años y yo voy a buscarlo al colegio. Es un niño muy divertido, muy espabilado, pero de ahí a tener mi hijo…. Se me quitan las ganas de momento. Es muy complicado. Cuando sea padre necesitaré tiempo para dedicárselo a mi hijo, para educarle. Pero de momento, ni me lo planteo.

¿Vives independiente de tu familia? Tengo mi propia casa y soy independiente, pero cada dos por tres sigo yendo a casa de mis padres, al Escorial. ¡Tengo 31 años; tampoco me parece tan raro!

Déjanos tus Comentarios