Marilyn Monroe: recordamos a una mujer eterna

Marilyn Monroe con un vestido diseñado por el modisto Jean Louis que algunos definirían como “ilusión de desnudez bordada con brillantes”.

La actriz continúa hoy en día, cuando habría cumplido 93 años, siendo una de las personas que más fascinación levantan en todo el mundo. El mito de Marilyn Monroe va mucho más allá de sus papeles en el mundo del cine, donde protagonizó algunas de las películas más aplaudidas de su época como Con faldas y a lo loco.

Su leyenda se extiende por continuar analizando su vida personal, incluyendo sus supuestos romances con los hermanos John y Robert Kennedy, y sus problemas con la ansiedad y la depresión. Analizada hasta la obsesión, no es de extrañar que casi 57 años después de su fallecimiento aún se desvelen muchos secretos sobre ella. Por ejemplo, que la estrella nunca conoció a su padre y a su madre le quitaron su custodia. Una difícil relación con sus progenitores durante la infancia que marcó su vida adulta.

Marilyn Monroe: un mito que no deja de crecer

La actriz y  Laurence Olivier en un fotograma de El Príncipe y la Corista, una película de 1957 que produjo ella misma.

Por lo que se crió en orfanatos y  casas de acogida. Tras casarse con su novio de juventud, Jimmy Dougherty, trabajó durante la II Guerra Mundial en una fábrica de municiones. Precisamente allí le cambió la vida, al ser descubierta por un fotógrafo.

Iniciando una imparable carrera en ascenso que la hizo convertirse en un referente de belleza. Uno de los secretos mejor guardados de su armario es que para enfatizar la forma en pico de su pecho, solía coser ella misma canicas o botones dentro de sus sujetadores (en la zona del pezón). Secretos de belleza a los que se suman otras curiosidades como sus dos operaciones estéticas o los nueve tonos de rubio que probó hasta dar con el ideal.

«Su ingenio, nada obvio y enormemente agudo»

La actriz, que intervino en 41 películas, fue modelo y cantante. Además de crear su propia productora de cine: Marilyn Monroe Productions.

Además, a pesar de los prejuicios que se extendieron sobre ella por sus problemas de salud mental, Marilyn era una mujer muy inteligente. Un ejemplo de ello es que gran lectora, su biblioteca personal contenía más de 400 tomos, desde novelas ficticias, biografías, hasta diarios. Además, se sabe que poseía un diario y que escribió numerosos poemarios.

“Me quedé prendado de su estilo, y también de su ingenio, nada obvio y enormemente agudo”, escribió sobre ella el historiador Arthur Schlesinger, ganador de un Premio Pulitzer. Sin embargo como explicó Michelle Williams, nominada a un Oscar por su interpretación de la actriz en Mi semana con Marilyn, “fue un personaje creado y al final Marilyn se comió a Norma”.

Déjanos tus Comentarios