Las confesiones más íntimas de María Patiño

María Patiño se confesó en su autoentrevista en Sálvame/ Telecinco.

María Patiño se confesó en su autoentrevista en Sálvame/ Telecinco.

María Patiño no deja de ser noticia estos días. Si hace unos días era su lifting cervical lo que llamaba la atención, ahora han sido sus últimas palabras. La periodista se confesó en su programa, en Sálvame, en una particular autoentrevista. Entre las confesiones que hizo, encontramos que se define como una romántica; de hecho, todos los días da un beso a su pareja y le dice «Te quiero».

Este formato que explota el programa de Telecinco, en el que el propio colaborador de entrevista a sí mismo, nos ha dejado muy buenos momentos con otros tertulianos. Por ejemplo, con Kiko Hernández o Anabel Pantoja. Y esta vez con Patiño no iba a ser menos.

Las inseguridades de María Patiño

Las confesiones más íntimas de María Patiño

María Patiño se confesó a sí misma/ Telecinco.

Uno de los temas de los que habló la periodista consigo misma fue de su autoestima. De hecho, confesó que era algo que le faltaba de pequeña. «Cuando era niña me sentía diferente. No me quería y eso provoca muchas inseguridades«, apuntaba. Ahora, por suerte, esa etapa ha quedado atrás; pero no sin dificultades.

De hecho, por culpa de no sentirse bien con su cuerpo, María Patiño pasó por un duro trance. La colaboradora sufrió problemas de alimentación. Emocionada, en su entrevista habló de ese complicado momento y de cómo vivió las críticas que recibió tras contarlo en televisión. «Fue sumamente doloroso abrir una parte de mi vida para que me hiciera daño con algo que me provocó tanto sufrimiento», explicó.

Emoción al hablar de sus padres

María Patiño

Al hablar de sus padres, ya fallecidos, la emoción llenó a María/ Telecinco.

Un momento en el que no pudo contener las lágrimas fue hablando de sus padres. ambos fallecieron, pero ella asegura que los siente cada día. Los echa mujer de menos, pero sabe que la acompañan. Incluso apuntó que «ellos están aquí. De hecho, no hago cosas que sé que les molestarían«.

Y se emocionó al hablar de cómo fue la enfermedad de su padre, al que se llevó un cáncer. «Mi padre me dio una lección de vida tan alucinante. Desde la no queja, aprendí a ir con él a al quimio, le empecé a ver hasta coqueto, sonreía, daba clases de canto… Y eso me hacía sentir culpable cuando me quejo de mi día a día», contó María.

Déjanos tus Comentarios