María Lapiedra y Gustavo González anuncian el fin de su relación

María Lapiedra y Gustavo González anuncian su ruptura

María Lapiedra y Gustavo González anuncian su ruptura.

Parecía que su amor era infinito, que eran capaces de superar cualquier obstáculo, pero no ha podido ser. María Lapiedra y Gustavo González han decidido poner fin a su relación. Tras ocho años en la clandestinidad no han podido sacar adelante su relación ahora que han dejado de esconderse.

Cada uno con su versión por delante, ambos han dado sus respectivas explicaciones sobre los motivos que les han llevado a poner punto y final a esta historia. Están de acuerdo en los motivos, pero no en cuál de los dos ha fallado y ha sido el responsable de que la relación se acabe.

María Lapiedra opina que ha sido culpa de Gustavo

María Lapiedra y Gustavo González se casan, ¿quién está invitado?

Parecía que el amor entre María Lapiedra y Gustavo González no se acabaría nunca.

Al parecer, María asegura que la culpa del final de su relación lo tiene Gustavo, pero ella ha sido quien ha tomado la decisión. Hasta hace poco la pareja aseguraba que su relación, aunque con altibajos seguiría adelante hasta el fin de sus días.

Ella asegura en la revista Lecturas que él nunca le ha dado su lugar. El pasado clandestino que vivieron le ha pesado más de la cuenta ya que ella esperaba que las cosas entre ellos fueran más sencillas y la tensa relación que tiene con los hijos de Gustavo no ha ayudado en absoluto. Además aseguro que para él, lo principal era la parte física de la relación y que ella no busca eso en una pareja.

Gustavo González dice María no ha estado a la altura

María y Gustavo apostaron por su relación, ambos se divorciaron para poder estar juntos. / Mediaset.

Por su parte, Gustavo utiliza la revista Diez Minutos para dar su versión de la ruptura. Afirma haber sido él quien tomó la decisión de romper porque considera que María nunca le ha querido bien. El periodista dice que María no ha estado a la altura de lo que él le ha querido y que ella nunca ha entendido que lo que él quería era cariño. Lo que más necesitaba era una relación emocional madura, restándole importancia a la parte física de su noviazgo.

Advierte que no tiene intención de retomar esta historia (no es la primera vez que rompen) y que ahora se ha dado cuenta de que él ha querido a María más (o mejor) de lo que la catalana le ha querido a él. Ahora ha despertado y considera que es el momento de pensar en sí mismo antes que en los demás. Asegura que hasta ahora siempre había puesto por delante las necesidades de ella.

Déjanos tus Comentarios