María Jesús Ruiz se come a besos a Julio Ruz en ‘Supervivientes 2018’

María Jesús Ruiz

María Jesús Ruiz ha recibido la visita de su pareja en Supervivientes 2018/ Mediaset.

Ya se sabía que Julio Ruz iba a visitar a María Jesús Ruiz en Supervivientes. También se sospechaba que, después de los comentarios que ha ido haciendo la modelo, el encuentro iba a estar cargado de tensión. Tras explicar María Jesús que ella no se iba a poder controlar cuando viera a su pareja, no es raro que la organización decidiera encerrar a “su macho” en una jaula.

Con las ganas locas que tenía la modelo de volver a ver a su pareja, verle encerrado en una jaula y tener que pasar unas pruebas para poder abrazarle fue un duro golpe. La modelo no se lo pensó dos veces y cumplió con todo lo que tenía que hacer para intentar sacarle de ahí. Sin embargo las cosas no le salieron tan bien como ellos esperaban.

Las pruebas que casi les dejan sin verse

María Jesús Ruiz

María Jesús intentando saltar dentro de la jaula/ Mediaset.

Como la modelo ya había dicho que se iba a comer a su pareja cuando lo viera, el programa quiso proteger a Julio de la pasión desbocada de María Jesús. Le encerró en una jaula, cerrada con cuatro candados. María Jesús tuvo que someterse a algunas pruebas para conseguir las llaves que abrieran las cerraduras.

A pesar de haber tenido que comer saltamontes, grillos y larvas (y también pollo y un donut, no todo era malo), las llaves que consiguió no abrieron los candados. María Jesús no quiso quedarse sin abrazar a su Julio e intentó saltar por encima de la jaula. Lara Álvarez consiguió retenerla a tiempo y evitar que nadie se hiciera daño. No pasó la prueba por lo que, en teoría, no podrían abrazarse tranquilamente. Por suerte el programa se apiadó de ellos.

Un reencuentro de película

María Jesús Ruiz

María Jesús Ruiz en su momento de pasión con Julio Ruz/ Mediaset.

En esta edición hemos tenido un reencuentro comedido que acabó en boda. Otro que, entre lágrimas, terminó en ruptura. Ahora, gracias a María Jesús y Julio, tenemos el reencuentro de pasión desbocada que acaba con los protagonistas retozando en la arena. Y embadurnados en ketchup.

María Jesús se quedó feliz al ver que podía abrazar, y besar, a su pareja. Aunque fue aún más feliz al ver que en su mano él traía una sabrosa hamburguesa. Un alimento que la modelo quiso degustar directamente sobre el cuerpo de su pareja. Un divertido momento que la pareja vivió con erótico resultado. El programa ofreció a Julio pasar la noche en esa playa con su chica y él, evidentemente, aceptó.

Déjanos tus Comentarios