María de las Mercedes, la trágica historia de la «reina amada»

Vicente Parra y Paquita Rico como Alfonso XII y María de las Mercedes en la película ¿Dónde vas Alfonso XII? de 1952.

La vida de la Reina es una de las más conocidas en la cultura popular. La trágica historia de amor entre María de las Mercedes y Alfonso XII ha sido llevada al cine en varias ocasiones, como la protagonizada por Paquita Rico y Vicente Parra, tiene una canción propia y se han publicado libros sobre ellos.

María de las Mercedes de Orleans nació en Madrid en 1868. La aristócrata era la hija de Antonio de Orleans, duque de Montpensier, y de la infanta Luisa Fernanda de Borbón,  hermana de la reina Isabel II. Nobles raíces que hacía presagiar que María se convertiría en la esposa de algún alto mandatario extranjero. Sin embargo, el amor se cruzó en su camino.

María de las Mercedes: la «reina amada»

María de las Mercedes

Más allá de la historia, el matrimonio entre Alfonso y María de las Mercedes fue engrandecido por la cultura popular como el de los emperadores Sisi y Francisco de Austria.

La joven princesa conoció a su primo, el príncipe heredero Alfonso cuando eran adolescentes. Iniciándose un romance que no convencía a los políticos ni a la propia reina Isabel II. Aunque, como en las mejores historias románticas, vencieron todas las adversidades. Alfonso XII tras ser proclamado Rey, dispuso que solo se casaría con Mercedes. Así, lo hicieron el 23 de enero de 1878 en Madrid. Convirtiéndose Marías de las Mercedes en la «reina amada», como la llamaba el pueblo.

Un matrimonio breve por las muerte de la Reina solo cinco meses después. Lo que entonces se achacó a las consecuencias de un aborto en realidad era tifus. Al intentar ocultar que la Reina consorte había muerto de una infección provocada por la enfermedad bacteriana, no se pidió consejo a médicos especialistas en el tema (que eran ajenos a la Corte).

La sombra de su primer amor

La ilustración de Juan Combra reflejaba cómo fue el funeral de la Reina por las calles de Madrid.

Apenas con 18 años la reina moría y se iniciaba el mito. «No exagero al decir que medio Madrid desfiló por la capilla ardiente», escribió entonces Benito Pérez Galdós. Al impacto social que produjo la prematura muerte de María de las Mercedes, se sumó la desolación de Alfonso XII. El rey abandonó Madrid y a pesar de volverse a casar, y de tener un largo romance con la actriz Elena Sanz, planeó la sombra de no haber superado aquel primer amor para los cronistas de la época.

Los Restos mortales de la Reina Mercedes fueron trasladados al Panteón de Infantes del Monasterio de El Escorial, ya que al no haber dado herederos a la corona, no podía ser enterrada en el Panteón de Reyes. Sin embargo, su marido Alfonso XII impulsó la creación de la Catedral de la Almudena para depositar allí sus restos, al lado del Palacio Real. Un sueño que cumplió su bisnieto, el rey Juan Carlos I, en el año 2000.

Déjanos tus Comentarios