Margarita de Dinamarca inicia sus vacaciones en Grasten

Margarita de Dinamarca arranca sus tradicionales vacaciones en Gasstren

Margarita de Dinamarca llega al palacio de Grasten donde se reúne con cuatro de sus nietos. / Foto: Det danske kongehus.

Arrancan las vacaciones de la Familia Real Danesa. Como cada año la residencia de verano de Grasten es el lugar elegido por Margarita de Dinamarca para pasar el periodo estival rodeada de sus dos hijos y sus nietos.

Este miércoles la reina Margarita llegaba al Puerto de Sønderborg ataviada en un traje fucsia, donde cientos de personas con banderines esperaban con ilusión su llegada. Allí estaba ya su heredero, Federico de Dinamarca, con su familia, que la recibió con besos y abrazos.

Días veraniegos en familia

Margarita de Dinamarca arranca sus tradicionales vacaciones en Gasstren

Los nietos de Margarita de Dinamarca la reciben en Sonderborg. / Redes sociales.

Al llegar y como aperitivo de lo que vendrá Margarita se tomó una instantánea con todos en los jardines del Palacio. Se espera que en los próximos días llegue Joaquín de Dinamarca con su familia.

Es a finales de julio cuando la Familia Resal Danesa aprovecha para hacer el posado oficial veraniego. Este es el segundo verano que Margarita pasa sin el que fue su marido, el príncipe Henrik de Laborde de Monpezat, que falleció en febrero de 2018 tras padecer durante varios años demencia.

Margarita de Dinamarca, feliz con sus nietos

Margarita de Dinamarca arranca sus tradicionales vacaciones en Gasstren

Margarita de Dinamarca con los cuatro hijos de su heredero, Federico de Dinamarca. / Detdanskekongehus

Margarita ha querido también hacer un posado no oficial con los cuatro nietos que la han recibido en Sønderborg. A su derecha se han colocado Isabella y Josephine y a su izquierda se muestran los dos hijos varones de Mary, Christian y Vincent.

La Familia Real Danesa se une así a los otros royals europeos que disfrutan de las vacaciones. El castillo de Grasten lleva cerca de ocho décadas sirviendo de escenario para los retratos estivales de la monarquía danesa, se trata de un regalo de bodas que recibieron los entonces reyes, Federico e Ingrid en 1935.

Déjanos tus Comentarios