Se cumple un año del peor momento de Marc Bartra y Melissa Jiménez

Marc Bartra en una imagen de archivo durante una competición deportiva.

Llegó al mundo hace 27 años. Sin embargo, este 11 de abril Marc Bartra celebra su primer cumpleaños. Hace justo doce meses el destino quiso que el futbolista fuera víctima de un grave atentado islamista. El catalán iba de camino a un partido junto a sus compañeros del Borussia Dortmund. Escasos minutos después de salir del hotel en el que estaban concentrados, tres bombas explotaron al paso de su autobús.

Tras los primeros minutos, en los que reinaron el caos y el pánico, el deportista fue trasladado de urgencia al hospital. Es cierto que parecía que su vida no corría peligro, pero se llevó la peor parte del ataque terrorista. Tenía varias heridas en el cuerpo a causa de los cristales que se habían roto con las detonaciones. Además, tuvo que ser intervenido de una fractura en la muñeca derecha. Una operación que le obligó a estar varios meses de baja.

Un duro relato

«Estuve una semana en el hospital, más de lo debido. Era una herida abierta por metralla. Me dijo el doctor que era una herida de guerra. Necesitaba mucho suero y antibiótico para que no se me infectara. Además en esa semana no salía de la habitación; estaba aún con el shock y todo«, contaba durante su visita a El Hormiguero.

«El camino de vuelta a casa en coche fue muy duro. Empecé a sudar, no tenía saliva, tuvimos que bajar todas las ventanas… Pensaba que me iba a volver a pasar. Además no habían cogido a los culpables aún y pensaba que quizá estaban por allí e iban a por mí. De hecho, los días siguientes en casa, jugando con mi hija, no podía parar de mirar por la ventana. No sabía si me estaban observando. Me alivié cuando los detuvieron, y mis compañeros también«, confesaba.

Su familia, su pilar fundamental

Marc se define como un chico positivo. Sin embargo, reconoce que «la vida te da golpes aunque te vaya bien y sea tu mejor momento«. Afortunadamente, las cosas cambian mucho en doce meses. Bartra volvía a los terrenos de juego. De hecho, ahora forma parte del Betis, un fichaje gracias al cual ha podido volverse a España.

Además, el joven cuenta los días para volver a convertirse en padre. Va a tener su segunda hija con Melissa Jiménez, su media naranja. Con ella se casó el pasado junio, tan solo dos meses de esta dura experiencia que le ha cambiado por completo.  Afortunadamente, sus ganas de vivir y de sonreír no solo se mantienen intactas sino que son ahora más grandes que nunca.

Déjanos tus Comentarios